Rocío Carrasco suele apostar por el silencio y siempre se muestra reticente a dar declaraciones públicamente. Sin embargo, este viernes ha concedido una rueda de prensa con motivo del musical ‘Qué no daría yo por ser Rocío Jurado’, un instante que ha aprovechado para confesarse sobre uno de los temas de la semana. La hija de la artista se ha mostrado satisfecha con la apertura del museo de su madre y ha recalcado que su única intención ha sido la de «remar a favor de este proyecto». Pero no ha sido el único asunto por el que ha sido preguntada, también los periodistas han hecho referencia a su vida más íntima. Momento en el que no ha podido evitar romperse frente a las cámaras y en el que incluso ha llegado a decir que «iba poco a poco«.

Lo que Rocío Carrasco ha ganado en el año más difícil de la última década

«Ya he dicho antes que ha habido algunas preguntas relacionadas con temas que yo no hablo. Pero ya he dicho que el hecho de que yo no hable no significa que quien calla, otorga (…) No he hablado nunca de relaciones materno filiales ni de personas de mi vida que han estado en el pasado. No lo he hecho ni lo voy hacer ahora», ha dicho ante los presentes. Declaraciones impactantes que incluso han llevado a la propia Rocío Carrasco a mostrar su imagen más vulnerable. Con un hilo de voz y con los ojos empañados, ha dado algunos golpes indirectos a personas de su pasado.

Rocío Carrasco avisa: «Una está callada hasta que decide dejar de estarlo»

Aunque esta imagen cobra todavía más fuerza si se tienen en cuenta los rumores que apuntaban estas Navidades a los problemas de salud de Rociito. La empresaria tan solo salió de su encierro para visitar a su gran amiga, María Teresa Campos y lo hizo después de que la propia Carmen Borrego confesara que «estaba preocupada por su salud, ya que estaba muy mal».