La hija de Rocío Jurado se derrumbaba al visitar la tumba de su madre en el 15 aniversario de su muerte. «Ir allí después de 15 años fue un momento muy duro», ha confesado.


En la entrevista televisada de Rocío Carrasco en Telecinco, la hija de Rocío Jurado ha dado respuesta a numerosas cuestiones sobre su biografía. Incluida su reciente visita a Chipiona, el pueblo natal de su madre, adonde se trasladó a principios de esta semana para visitar su tumba. Allí, víctima de la tensión y los nervios que le produjo ver la tumba de su madre en el 15 aniversario de su muerte, sufrió una crisis de ansiedad cuyas causas ha revelado en su entrevista con Carlota Corredera.

Vídeo: Gtres

«No tenía la suficiente fuerza como para ir al cementerio»

«Me siento más tranquila. Me siento más serena y creo que tiene que ver con el contacto con mi gente, con la arena, con la brisa… Yo a mi madre siempre al siento cerca no tenía capacidad emocional porque estaba bloqueada mi mente estaba solo en eso», ha confesado. En las últimas horas ha vivido muchas emociones. Regresar al lugar que vio nacer a su progenitora ha despertado en ella viejas heridas, sentimientos muy profundos. «He dado un paso que para mí era impensable porque antes no lo podía hacer. Porque no tenía la capacidad emocional. Porque estaba bloqueada por todo lo que he contado en la docuserie. Mi mente estaba bloqueada y no tenía la suficiente fuerza como para enfrentarme a ir al cementerio», decía.

En su encuentro con la presentadora, la madrileña ha contado lo difícil que ha sido para ella remover tantos recuerdos de su progenitora. «La muerte de mi madre la tengo superada. Ese duelo lo he pasado. Es ley de vida. Yo la siento. Y el hecho de que yo haya superado el duelo no significa que no me emocione cuando hable de mi madre o no llore cuando vaya al cementerio», reconocía.

«Pero el hecho de ir allí después de 14 o 15 años, pero ha sido un momento muy duro al que no me podía enfrentar antes porque era muy duro. Ahora estoy muy contenta», zanjaba. Horas antes no dudaba en compartir con la audiencia lo que ha supuesto para ella volver al lugar donde atesora tantos y tan gratos recuerdos: «Para mí es muy difícil. No entiendo Chipiona sin mi madre», decía.

Vídeo: Europa Press.

Cuando Rocío Carrasco visitó la tumba de su madre en Chipiona no estaba sola. Estaba escoltada por  equipo de la docuserie ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, que ha grabado imágenes suyas recorriendo el mausoleo de la artista, así como dando un paseo por la playa. La presencia de las cámaras marcó su estancia en tierras andaluzas, donde la empresaria y sus acompañantes procuraron proteger la privacidad de las imágenes que estaban grabando en el cementerio de la localidad gaditana.

Su estancia en el lugar donde pasó su infancia y del que atesora tantos recuerdos le removía muchas emociones… En su reaparición en el lugar que vio nacer a la chipionera se reencontró con viejas caras conocidas. Y en ella pudo recorrer algunos de los rincones donde pasó gran parte de su infancia.

Chipiona, el lugar del que se «ha autodesterrado»

Como era de esperar, la presencia de Rocío Carrasco en el municipio fue todo un acontecimiento. Los nervios del momento y el hecho de verse en el centro de todas las miradas provocaron que sufriera un ataque de ansiedad. Así lo ha anunciaba Carlota Corredera en ‘Sálvame’. «Igual que en algún momento de la docuserie y ha tenido un ataque de ansiedad», comentaba. «Espero que se haya podido recuperar. Es un momento muy emotivo para ella por muchas cosas: Chipiona es un lugar para ella del que en algún momento ella se ha autodesterrado. Para ella, Chipiona es bloqueo emocional total”, puntualizaba.

Vídeo: Europa Press.

La visita de Rocío Carrasco a Chipiona se producía apenas unos días después de que muchos miembros de su familia se congregaran en el cementerio de Chipiona para rendirle un homenaje a ‘la más grande’. A los actos acudieron, entre otros, Rosa BenitoJosé Ortega Cano, Gloria Camila o Rocío Flores y su hermano David.