La última entrega de ‘En el nombre de Rocío’ ha llegado cargada de nuevas revelaciones sobre la vida de Rocío Carrasco. El capítulo 12 del documental, la hija mayor de Rocío Jurado recuerda episodios como el accidente de coche de José Ortega Cano, la boda de su prima Chayo Mohedano o la relación con sus hermanos. Al hablar de José Fernando y sus problemas de adicciones se ha mostrado muy sincera: «Se ha autodestruido».

José Fernando
© Gtres.

José Fernando cumplió 18 años cuando su padre estaba ingresado en un hospital tras haber sufrido un accidente de coche: «Yo iba a cuidar de ellos si le pasaba algo a Ortega, era lo que le había prometido a mi madre». Rocío Carrasco cree que la herencia de su madre no llegó nunca a sus hermanos pequeños: «José Fernando no tenía conocimiento total de los números que tenía la herencia de su madre. Un día, él me llama por teléfono y me dice: ‘Hermana, ¿puedo ir a tu casa, quiero hablar contigo’. Me dice que necesita que le dé todos los papeles de la herencia de mi madre».

«Es un tío súper noble, con un gran corazón», recuerda Rocío Carrasco de José Fernando

«Le digo: ‘Mira, mi vida, eso no me corresponde a mi, no soy quién para darte una documentación que es mía, eso le correspondería a tu padre'», relata. «En ese momento su cabeza estaba hirviendo y al darse cuenta de que soy la última opción que le queda, se va enfadado y se pone a despotricar». La madrileña asegura que su hermano «es un niño que no se ha metido nunca en nada de nadie, que no le ha hecho daño a nadie, salvo a sí mismo». Y lamenta enormemente sus problemas de adicciones: «Es un tío súper noble, con un gran corazón. Ha cometido errores, pero es el de mejores sentimientos. Se ha autodestruido».

Gloria Camila (10)
GTRES

Carrasco ha recordado también a su hermana Gloria Camila, con la que leva años sin dirigirse la palabra. «A la Gloria que yo recuerdo es esa Gloria que era pizpireta, graciosa, lista y muy inteligente, zalamera… Era una niña que se quedaba con la gente», recuerda, con los ojos empañados en lágrimas. «Era una niña muy linda». La última vez que vio a su hermana fue «a principios de junio de 2012». Según Carrasco, Rosa Benito empezó a filtrar a los medios informaciones de Gloria Camila una vez que cumplió la mayoría de edad. «A mí me ocurre lo que me ocurre en julio. Recibo una llamada de José Ortega Cano, una llamada de auxilio. Gloria era una adolescente en ese momento, que estaba teniendo una adolescencia difícil, más que la de un adolescente en circunstancias normales. Ella llevaba una mochila detrás».

«No estoy preparada para una conversación con ella», dice de Gloria Camila

A pesar del distanciamiento con la joven, no descarta una aproximación entre ambas en el futuro: “No estoy preparada para tener una conversación con ella”. Tiene claro que ahora no es el momento para una reconciliación: “Quien no lo entienda es que no ha tenido una enfermedad o un problema mental, o nunca se ha visto inmerso en una depresión, o nunca ha tenido un ataque de pánico”.