Rocío Carrasco y su marido han disfrutado de una velada en Madrid con el equipo de la docuserie.


Tras poner punto y final a la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, Rocío Carrasco afronta el futuro con optimismo. Romper con un silencio que ha durado más de 25 años ha sido una liberación para ella. Tal y como anunció en el último episodio de la docuserie, no volverá a callar. Ni volverá a tener miedo. Para la hija de Rocío Jurado ha llegado el momento mirar el día de mañana con ojos de esperanza. Y qué mejor manera de hacerlo que rodeada de sus seres queridos.

Después de quitarse la pesada losa que le suponía ocultar la verdad de su complejo divorcio de Antonio David Flores, o los años que lleva sin hablarse con sus hijos David y Rocío Flores, la madrileña ha querido compartir con el equipo de la docuserie el éxito de su programa de Telecinco. Acompañada de Fidel Albiac, Carlota Corredera, David Valldeperas a la cabeza y un séquito de compañeros del programa, Rocío ha disfrutado de una cena en un restaurante de Madrid. Allí disfrutaron de una velada en la que redactores, cámaras y miembros del equipo de producción compartieron confidencias y risas cómplices.

Redes sociales

A la cena tampoco quiso faltar otro de los grandes apoyos de la pareja, su amiga Anabel Dueñas, que también presumió de complicidad con los profesionales que han hecho posible el espacio. La cantante, protagonista del musical ‘Qué no daría yo por ser Rocío Jurado’, se ha convertido en una de las personas más cercanas a Rocío y Fidel en los últimos tiempos. Se conocieron hace más de una década en el plató de «¡Qué tiempo tan feliz!», presentado por María Teresa Campos, donde ambas trabajaban.

La segunda parte del documental se emitirá en otoño

A la salida del establecimiento, Rocío Carrasco y el director de ‘Sálvame’ se mostraban especialmente efusivos y sonrientes. Aunque ambos ocultaban la mitad de su rostro con sendas mascarillas, sus ojos desvelaban su felicidad. Y que son muchos los motivos que les han llevado a reunirse: festejar los buenos resultados de audiencia del documental, así como ir calentando motores para la segunda parte, que se emitirá en otoño y que llevará por título ‘En el nombre de Rocío’.

La señal inequívoca del buen momento que vivieron Rocío y sus amigos queda recogida en las breves declaraciones que hizo a los reporteros de Europa Press, que le preguntaron cómo se encuentra. «¿Os parece que he dicho poco? Todo bien, es lo único que te puedo decir», decía.