Así responde el diestro cuando le preguntan por las declaraciones que ha hecho sobre él la hija de Rocío Jurado.


Hace menos de 24 horas, la última entrega del documental sobre la vida de Rocío Carrasco ofrecía nuevos titulares sobre la biografía de la hija de Rocío Jurado, quien ha cargado contra José Ortega Cano. El diestro, que fue marido de la cantante desde 1995 hasta su muerte, en 2006, ha sido otra de las personas contra las que la empresaria arremete en su explosivo documental.

A lo largo de los siete episodios que se han emitido hasta la fecha, la docuserie ya ha abordado cuestiones como la guerra en los tribunales con Antonio David Flores, el distanciamiento de Rocío de sus hijos, los motivos de su enfado con su tío Amador Mohedano o la causa de su no relación con sus hermanos, Gloria Camila y José Fernando. El más reciente en ‘aparecer’ en el relato de la madrileña es el diestro, a quien no deja en muy buen lugar.

Rocío Carrasco, tajante respecto a Ortega Cano: «No quiero que esté en mi vida»

Carrasco ha reconocido que no siente especial cariño por el que fue marido de su madre. Según ha detallado, Antonio David, al igual que hizo con sus hijos, también supo infundir terror en el matador de toros: «Antonio David no iba a permitir que nadie se le interpusiese en el camino que él quería recorrer que era joderme la vida y ganar dinero».

Para Rocío Carrasco es intolerable que Ortega Cano y Antonio David Flores tengan una buena relación… «Fíjate tú la vida como es que ahora son familia. Ortega era consciente de ciertos episodios de mi embarazo y algunos más… Esto no deja de hacerme daño en el sentido de que yo a José siempre le tuve cariño y afecto. Hablo en pasado… No es que ahora no le tenga afecto es que no quiero que esté en mi vida», ha sentenciado.

Ante las declaraciones de Rocío, a Ortega Cano le han preguntado por el asunto. En este vídeo se ve cómo reacciona cuando se le plantean preguntas por la hija de su pimera mujer. Dele al play para comprobar de qué manera opta por mantenerse al margen de un tema que le sigue causando dolor….

Vídeo: Europa Press.

© Gtres.

José Ortega Cano fue el gran amor en la vida de Rocío Jurado. Se casaron en la finca La Yerbabuena ante más de 2.300 invitados. La suya fue la boda con más solera de los años 90. La unión entre la tonadillera y el maestro cautivó a España entera, siempre pendiente de cada uno de sus pasos. Entonces, una jovencísima Rocío Carrasco parecía encantada con la elección de su madre. Esta se había divorciado de su padre, Pedro Carrasco, en 1989, pero siempre vio con buenos ojos al de Cartagena. Mucho han cambiado las cosas. Lo que antaño era «afecto», respeto y admiración ha dado paso a una indiferencia total por parte de ella.