Raquel Mosquera ha decidido por fin hablar sobre su relación con Rocío Carrasco, que es nula. No son novedad sus palabras sino el hecho de que las pronuncien. Como dijo Juan Gabriel, lo que se ve no se pregunta…

arcano-892sy931xmw-f00
Pedro Carrasco estaba muy enamorado de su mujer, Raquel Mosquera.

Raquel Mosquera y Pedro Carrasco viajaban mucho y de cada uno de sus viajes dejaban constancia en reportajes que aparecían en las revistas. A mí me tocó compartir con ellos el último del boxeador, en diciembre de 2000, a Cuba, unas semanas antes de su muerte el 27 de enero de 2001.

Recorrí con ellos Holguín, Santiago de Cuba y La Habana, donde nos despedimos sin saber que sería la última vez que vería con vida al boxeador, a quien entrevisté para la televisión cubana, apostado sobre una palmera y con un micrófono de los años 70, ya que allí seguía siendo un ídolo del boxeo.

Pasamos juntos una semana en la que desayunábamos, comíamos y cenábamos juntos. Eran muchas horas en las que hablábamos de todo y de todos, como suele pasar en estos casos. En este tipo de viajes se genera una especie de burbuja, como en ‘Gran Hermano’, que propicia que se estrechen las relaciones en tiempo récord y se suelten las lenguas..

arcano-892zp1c1xtx-f00
Toda la familia quedó destrozada por la muerte de Pedro Carrasco.

Lo que más me llamaba la atención de la relación de Pedro Carrasco y Raquel Mosquera es que ella le hablaba todo el rato en diminutivos y él la respondía en el mismo tono. Eran un poco melosos, pero lo que resultaba evidente es que se querían y que ella admiraba mucho a su marido, quien, a mi juicio, llevaba las riendas de la relación.

Raquel Mosquera era una mujer cálida, cercana y discreta, cuyo máximo sueño era jugar con los delfines de un delfinario que había junto al hotel, algo que hicimos juntos, brincando por los aires, surcando las aguas agarrados a sus aletas… Esas cosas.

Pedro Carrasco, por el contrario, era más locuaz y, aunque no era imprudente, nos dio a entender en varias ocasiones que la relación con su hija Rocío Carrasco era distante en ese momento y parecía claro que Fidel no era de su agrado, pero no se ensañó ni empleó palabras despectivas para referirse a él.

arcano-300m6y25xiw-f00
Raquel Mosquera ha rehecho su vida y ha formado una bonita familia.

Nada le hacía pensar a Pedro Carrasco que sus días estaban contados, porque, estoy seguro de que hubiera arreglado las diferencias con su hija o puesto fin al supuesto enfado del que ahora todos hablan.

Recordemos que Rocío Carrasco había dado un susto de muerte a sus padres por el accidente de tráfico que había tenido con Fidel y es lógico que estuvieran recelosos sobre la conveniencia o no de esa relación. A Pedro Carrasco no le dio tiempo a cambiar de opinión. A Rocío Jurado, según Terelu Campos, sí.

raquel-mosquera1
Raquel dio una sorprendente entrevista en ‘Sálvame Deluxe’.

Unos días después de la muerte de Pedro fui a ver a Raquel Mosquera a su peluquera y se me abalanzó llorando y me dijo: «No nos dio tiempo a quedar para ver las fotos del viaje, como habíamos quedado».

Raquel estaba destrozada, pero había decidido incorporarse al trabajo cuanto antes, aunque estaba claro que anímicamente no estaba ni de lejos recuperada. Después nuestros pasos, así es la vida, no se volvieron a cruzar y la he seguido a través de sus entrevistas televisivas.

La del pasado domingo en ‘Sálvame Deluxe’ me parece que refleja muy bien cómo sucedieron las cosas entre Rocío Carrasco y ella. Quizás el relato cambiaría bastante si escucháramos la versión de la hija de Rocío Jurado, pero hay algo que nos puede dar una pista: cuando todo el mundo tiene problemas contigo lo más probable es que el problema seas tú.

Veo poco probable que Raquel Mosquera y Rocío Carrasco vuelvan a ser amigas, porque tengo la sensación que lo que más detesta la segunda es que los trapos sucios no se laven el casa. El problema es cuando hay una parte que no quiere lavarlos.

Continuará.