Rafael Amargo ha reaparecido horas después de que el juez cerrara la investigación contra él. Considera que «traficaba con drogas a través de mulas».


Rafael Amargo justo cuando se cumple un año de su detención por tráfico de drogas y pertenencia a banda criminal, ha conocido la conclusión del juez. «Se encargaba de la compra de sustancias estupefacientes para abastecer al grupo», dice el magistrado sobre el bailaor. Con la investigación finiquitada y con «indicios suficientes» para juzgarle por un delito contra la salud pública, el artista ha reaparecido frente a las cámaras. Lo ha hecho con el rostro cansado, sin apenas haber pegado ojo, eso sí, según él muy tranquilo. Sin haber todavía hablado con sus abogados y habiéndose enterado por la prensa de lo sucedido, el empresario ha contado cómo está afrontando este momento.

Insiste en que no tiene nada que esconder y, además, ha denunciado el hecho de que le hayan negado su pasaporte, el cual necesita para viajar a India y seguir trabajando en ciertos lugares del extranjero. Muy molesto con que le denieguen este permiso, Rafael Amargo niega que él se dedicara al tráfico de drogas, mucho menos que utilizara mulas para ello, tal y como se recoge en el texto judicial que acaba de ver la luz. «Llevo varios días sin dormir, ¿de qué como? ¿de qué trabajo? Me han denegado el pasaporte», ha comentado indignado el artista.

Rafael Amargo, al igual que su pareja, Luciana, y dos de sus socios vuelven a acaparar titulares, ya que el magistrado Juan Ramón Reig sostiene que la casa de Amargo era un centro de operaciones para la venta de drogas, entre otras acusaciones. En el citado documento se hace mención a que los investigados «actuaban de común acuerdo en la recepción, preparación y distribución de sustancias estupefacientes, en especial metanfetamina, a terceros. Tras breves minutos en el domicilio, salían del inmueble portando la sustancia adquirida, que por la cantidad intervenida en los supuestos en que fueron interceptados, excedía de la que puede considerarse para autoconsumo», explican.

Foto: Joan Crisol.

A pesar de que él asegura de que nada es cierto y que todo se debe a tener «muy mala leche contra él», en el auto explican incluso cómo hacían la distribución de drogas. «Se realizaba utilizando mulas, principalmente a través de Manuel Ángel B. L. Una vez contactado con el comprador, Rafael Amargo enviaba a la ‘mula’ con las sustancias estupefacientes, bien andando o bien empleando Ubers contratados por el comprador para no dejar rastro». Era una vez que la ‘mula’ volvía al domicilio cuando el dinero era entregado.

Mientras que se resuelve el juicio, el artista está centrado en su trabajo. De momento, triunfa con su obra de ‘Yerma’ a lo largo de España, prueba de ello, que en varias ocasiones haya colgado el cartel de ‘no hay entradas. El fichaje de Carla Vigo que anunció SEMANA en exclusiva ha llevado al bailaor a arrasar, aunque hay ciertos pasos a nivel empresarial que no ha podido dar fuera de nuestro país.