Por ahora, Lali Espósito es conocida en España por su «no romance» con Miguel Ángel Silvestre y su «pelea virtual» con Amaia Montero por hablar de los «tragos» que se tomó un día que casi acaba pegándose con una exnovia de David Bisbal. Conoce mejor a la artista argentina que aterriza en España para causar furor


La actriz y cantante argentina Lali Espósito no es aún un rostro popular en nuestro país, pero esto pronto va a cambiar tras compartir escena con Miguel Ángel Silvestre en la serie ‘Sky Rojo’ de Netflix, que en breve verá la luz, concretamente el próximo 19 de marzo. En plena acción de promoción de este trabajo, la intérprete se sentará junto a su fornido compañero de reparto en la mesa de ‘El Hormiguero’ para ser entrevistada por Pablo Motos.

Una oportunidad de oro para darse a conocer mejor al público español y comenzar a generar interés entre los espectadores el exitoso espacio de Antena 3. Por eso te explicamos al detalle ¿quién es Lali Espósito? Esa actriz que un día hizo saltar todas las alarmas por ser señalada como el nuevo amor de Miguel Ángel Silvestre y, también, la enemiga pública número uno de Amaia Montero tras desvelar un curioso episodio del pasado.

El romance fantasma entre Lali Espósito y Miguel Ángel Silvestre

El pasado mes de octubre en España comenzó a sonar con fuerza el nombre de Lali Espósito. El motivo de tanto revuelo era que esta actriz argentina había caído en las redes de Miguel Ángel Silvestre, al menos en las sociales, y es que se especuló a que el actor podía haber iniciado un romance con su compañera de ‘Sky Rojo’. Es más, se afirmó este affaire fue el motivo principal por el que su relación con Sebastián Morrocone llegó a su fin tras tres años de amor.

Vídeo: YouTube

Todo surgió por un directo en Instagram, donde el deseado actor español le confesaba a su compañera: “Me vuelves loco, me encantas”. Lo justo y necesario para avivar los rumores y hacer que estallen las especulaciones que, con el tiempo, se han ido quedando por el camino como papel mojado, tras comprobar que entre ellos tan solo hay amistad y trabajo, nada de amor.

El día que Amaia Montero le declaró la guerra

Pero si su supuesto romance ya desconfirmado de Lali Espósito con Miguel Ángel Silvestre no fuese suficiente motivo para colocar a la actriz argentina en la escena pública española, meses después su nombre volvió a sonar con fuerza. Esta vez no se hablaba de amor, sino de guerra y es que sus palabras y confesiones al hablar sobre un hecho del pasado hizo que Amaia Montero estallase en cólera, generando una batalla campal virtual que dividió el mundo en dos. Puede parecer exagerado, pero en su día así fue y los seguidores de ambas artistas se enzarzaron en una guerra para defender a sus ídolos y, de paso, insultar a sus contrincantes.

Lali Espósito acaparó todos los titulares en la prensa española cuando desveló sin mayor reparo en un directo de Instagram la gran bronca que mantuvo Amaia Montero con la China Suárez, exnovia de David Bisbal, años atrás. La argentina estaba hablando sin más con su exnovio, con el que mantiene una buena amistad, en un directo virtual. Todos sus seguidores eran testigos de sus palabras, pero en principio no hablaban de nada en concreto, divagaban y salió una anécdota que Lali Espósito contó sin tratar de hacer daño: “Estaba Amaia Montero con unos tragos”.

Esta acusación de que la cantante vasca haya podido beber alcohol, al menos ese día, provocó su enfado, por lo que la actriz no dudó en pedir disculpas, pero avivó la batalla: “Quiero pedir disculpas por la manera en la que me referí a la artista Amaia Montero en el live en mi cuenta de Instagram, donde celebrábamos la repetición de ‘Casi ángeles’. Jamás fue mi intención faltar el respeto ni ofender a Amaia Montero ni a su gente. Fue inapropiado y pido disculpas”. Amaia no las aceptó, sus fans tampoco. Pero el gesto fue sincero y al final el tiempo ha colocado a cada una en su lugar: Lali Espósito ahora en ‘El Hormiguero’ presentando su nuevo trabajo en ‘Sky Rojo’ y Amaia Montero disfrutando de una vida sin sobresaltos, con sonadas excepciones cada vez que retoma su actividad en redes sociales.