Kiko Rivera e Irene Rosales se han mudado a una nueva casa en Castilleja de la Cuesta (Sevilla). Ya han mostrado el interior en sus redes sociales.


Kiko Rivera e Irene Rosales acaban de mudarse de casa en Castilleja de la Cuesta. La pareja ha dejado atrás la vivienda en la que han residido los últimos cinco años y han comenzado una nueva etapa en el mismo municipio hispalense. Ambos querían trasladarse debido a que se filtró su dirección hace unos meses y buscaban alquilar una que tuviera piscina y jardín, dos características que a tenor de las imágenes que se han visto hasta ahora no tiene su actual inmueble. Eso sí, se encuentra muy feliz en ella y así lo han asegurado los dos los últimos días. Aunque el matrimonio prefería todavía no mostrar fotos del interior, Kiko Rivera ya ha enseñado su despacho y la zona de la terraza en la que ha empezado a entrenar. El DJ está muy orgulloso de su mudanza, tal y como se puede ver en las últimas instantáneas que ha compartido, y en SEMANA te contamos datos inéditos de su nuevo hogar como el precio que paga o los metros que tiene.

 

Kiko Rivera
Redes sociales

La vivienda tiene grandes dimensiones y cuenta con varias terrazas, según se aprecia en las imágenes que este lunes han visto la luz. Un rincón en el que Kiko Rivera pasará muchas horas, pues tal y como él mismo ha comentado, ahí entrenará junto a un experto varias veces en semana para recuperar su figura. Este espacio exterior ayudará al músico a respirar aire fresco y a su vez a inspirarse para componer nuevos temas alejado del mundanal ruido. No obstante, no es la única estancia que ha posteado en el universo 2.0, ya que también se ha hecho un selfie desde su nuevo despacho. Allí ya ha colgado varios discos y algunos de sus premios más importantes, estancia en la que parece encontrarse muy a gusto, pues él mismo ha anunciado que allí pasará la mayor parte del día. «Donde me dejo llevar y a veces me salen alas para volar», ha escrito junto a un gif que indica que este es «su rinconcito».

Según ha podido saber SEMANA, la propiedad posee 330 metros cuadrados distribuidos en cuatro habitaciones, lo que demuestra que cada uno de ellos tiene su espacio. Disponen de garaje, entre otras comodidades, y por él paga un total de 1300 euros al mes, cifra superior a la que desembolsaban por su anterior vivienda.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kiko Rivera (@riverakiko)

De momento, la casa parece un tanto inhóspita. La pareja ha comenzado el nuevo curso de sus hijas en esta enorme propiedad en la que todavía a un local disponible en la planta baja, pues tal y como se puede ver en las imágenes que te ofrecemos en este artículo, no ha sido alquilado y aún permanece cerrado a cal y canto. Se desconoce si a partir de ahora con estos nuevos vecinos, podrán arrendarlo a un negocio que funcione.

Kiko Rivera
Redes sociales

En esta vivienda tan señorial Kiko Rivera ha encontrado su hogar. Él e Irene Rosales se han decantado por una enorme casa en la que podrán empezar de cero y es que cabe recordar que en la anterior tuvo que hacer frente a situaciones difíciles. En los muros de su anterior vivienda afrontó la ruptura familiar más dolorosa que ha vivido hasta ahora: la de su madre. A partir de este momento, puede empezar a pasar página y olvidar aquellos muros que sin querer fueron testigos de muchos de sus dramas. No solo en lo que respecta a la familia Pantoja, también a la de Irene Rosales. El matrimonio se ha mudado a una casa que está a cierta distancia del barrio de sus padres al traerle demasiados y dolorosos recuerdos tras el fallecimiento de ambos.