Mila Ximénez ha posteado dos imágenes que han dado mucho que hablar y es que la colaboradora de televisión parece no estar pasando por su mejor momento.


Mila Ximénez desde hace algunos días se muestra vulnerable en sus redes sociales. La colaboradora de ‘Sálvame‘ ha compartido en cuestión de una semana dos imágenes muy familiares, en las que insiste en lo que echa de menos a sus seres queridos. En concreto, se ha mostrado melancólica al postear dos fotografías en su perfil de Instagram: una de sus tres hermanos, a los que actualmente está muy unida, y otra de sus padres, quienes fallecieron en el pasado. Una fragilidad y añoranza que ha preocupado a sus seguidores, pues son conscientes de que la periodista no le han tocado unos meses fáciles. Ni mucho menos. Si bien sigue activa a nivel laboral y arropada por todos sus compañeros de programa, Mila no ve a su familia todo lo que le gustaría. Ni a sus hermanos, que la apoyan y la entienden a partes iguales, ni tampoco a su hija, quien vive lejos de España, una situación que no tornará hasta dentro de un tiempo, dada la crisis sanitaria de nuestro país.

Fue hace tan solo unas semanas cuando Mila Ximénez acudió a ‘Socialité‘, espacio en el que reveló cómo estaba de su problema de salud. Entonces, no tuvo reparo en mostrar la flaqueza que desde hace algún tiempo sentía, demostrando así la sinceridad que la caracteriza. «Ya tenía edad de descansar y disfrutar, y que en este momento tenga este parón me ha parecido una jugarreta del destino muy cabrona. Estoy muy cabreada con esto. Lo único que espero es ganarle la batalla sacándole fuerzas de donde no la tengo», espetó. Sus palabras una vez más alertaron a los espectadores, quienes no dejaron de mandarle ánimo en su batalla contra el cáncer.

Una de las que siempre ha permanecido a su lado ha sido Terelu Campos, quien, por cierto, tuvo un detalle precioso con ella estas Navidades. La propia Mila Ximénez lo confesó en el programa en el que colabora, desvelando así que su amistad se encuentra en uno de sus mejores momentos. Y es que, a pesar de que ya no trabajan juntas, Mila y Terelu siguen haciendo tantas migas que quedaron a comer el día de Navidad. Sin embargo, ella no se encontraba bien, por lo que decidió declinar su invitación y Terelu quiso que su amiga la tuviera muy presente. Por ello, le envió su menú a casa, tal y como comentó Mila muy emocionada: «Es alucinante. Vino la persona que trabaja con Terelu a casa con todo lo que habían comido».

Las fiestas cuando hay ausencias van acompañadas para algunas personas de tristeza y quién sabe si lo que le ha sucedido a Mila Ximénez es exactamente eso. La sevillana, a pesar de la distancia, se siente más cerca que nunca de los suyos y está deseando sentirles a su lado, para que con su ayuda pueda superar este bache que le ha puesto la vida. Así las cosas, estas circunstancias se suman a las críticas que la tertuliana recibe en ciertas ocasiones en sus redes sociales, un medio en el que, a pesar de que muchos usuarios le envían su cariño, hay otros que al contrario. Aunque Mila ha apostado por no avivar ninguna guerra fuera de los platós y opta por no responder a estos comentarios negativos, actitud con la que refleja que en su tiempo libre huye de la polémica y se centra en todos aquellos que colaboran en su bienestar.

Gtres

Son mensajes duros, pero Mila Ximénez prefiere permanecer ajena a todos ellos y continuar con su vida, a pesar de estos comentarios tan complicados. Al igual que el resto de colaboradores, Mila y sus compañeros de ‘Sálvame‘ leen en sus redes sociales a diferentes usuarios que les insultan o les increpan por ser personajes públicos, un cara a cara del que no todos quieren formar parte. Si bien Mila Ximénez utiliza su perfil para confesarse sobre algunos momentos vitales, agradecer el cariño a quien sí se lo hace llegar o simplemente para compartir instantes especiales junto a los suyos, hay internautas que aprovechan estos perfiles para dar su opinión sobre ellos en el universo 2.0. Mila, por su parte, no contesta a las críticas que puede llegar a recibir y tan solo se centra en su trabajo, huyendo así de conflictos con los espectadores.