«La justicia española se niega a entrar al fondo de la cuestión. Creo que vamos a llegar a buen puerto, es cuestión de tiempo», ha explicado el supuesto hijo del cantante.


Javier Santos lleva 30 años atrapado en un proceso legal para que se le reconozca como hijo de Julio Iglesias. Tras una dura batalla judicial en la que se han presentado una prueba de ADN en la que se demostraba que, genéticamente, era el hijo del cantante, esta misma semana hemos conocido que la ONU va a jugar un papel fundamental en esta lucha.

En concreto, el «Comité Internacional sobre Desapariciones forzosas, Detenciones arbitrarias y Delitos de genocidio y de Lesa humanidad» ha denunciado su caso ante el Comité de Derechos Humanos de la Organización. Tras esta noticia, con la que el hijo de Maria Edite Santos se muestra de lo más satisfecho, tal y como su abogado, Fernando Osuna, explicó a SEMANA, el joven se ha sentado por primera vez en ‘Sábado deluxe’ para contar su verdad.

En su primer encuentro con María Patiño, Javier Santos ha dejado claro que está preocupado por la salud de su padre, a raíz de las últimas imágenes del interprete en el que, sin poder casi caminar, se le ve apoyado en dos chicas jóvenes. «A lo mejor tuvo un accidente y le han pillado en un mal momento», se lanza a teorizar.

Poco después, el presunto hijo de Julio Iglesias comenzó a dar detalles sobre la compleja batalla judicial en la que se encuentra inmerso. «Hay muchas incongruencias en mi caso. La justicia española se niega a entrar al fondo de la cuestión. ¿Por qué la justicia se pone de parte del poderoso? Mi caso es particular, muy interesante. Creo que vamos a llegar a buen puerto, es cuestión de tiempo», comienza a desgranar.

Su madre, el motivo de su lucha

En su intervención en el programa de Telecinco, Javier Santos también ha dejado claro que toda su lucha merece la pena cuando las pruebas de ADN a las que se sometió demostraron que era el hijo de Julio Iglesias en un 99,9% y se confirma que su madre decía la verdad. «Cuando ves que a tu madre la han tratado de mentirosa no hay mayor satisfacción para un ser humano que demostrar la verdad. Yo lo he conseguido», sentencia.

Además, el joven ha asegurado que durante todo este tiempo, y más aún a raíz de su reciente paternidad, ha reflexionado sobre todo el camino aún le queda por recorrer para que la justicia le de la razón. «Me gustaría que mi hija tuviera los privilegios que yo no he tenido«, afirma. Tras esto, para quitarle hierro al asunto, entre bromas, explica que a raíz de seguir a sus hermanas, las gemelas Victoria y Cristina, en Instagram se ha dado cuenta de que la casa de los perros es más grande que el piso en el que vive.