Paulo Futre, antiguo jugador y director deportivo del Atlético de Madrid, fue hospitalizado este domingo en Lisboa después de sentirse mal durante el funeral de su madre. Ante las sospechas de sufrir un accidente cerebrovascular fue trasladado al Hospital de Barreiro, en la orilla sur del Tajo, y posteriormente trasladado al hospital de Santa Maria, en la capital portuguesa, según ha informado el deportivo ‘Record’. Poco después se ha confirmado que ha sufrido un derrame cerebral.

Paulo Futre 1
Twitter

Según ha informado la familia del exjugador a Cope, se encuentra «estable dentro de la gravedad» y permanecerá hospitalizado a lo largo de los próximos días, pendiente de evolución. Una vez que lo subieron a planta, el propio Futre ha posado sonriente desde la cama del hospital en una foto que fue difundida a través de sus redes sociales: «Amigos, gracias a todos por su apoyo. Seguiré dando guerra, por más partidos que queden por jugar 💪 Un fuerte abrazo».

Paulo Futre, que ha jugado 41 veces internacional con Portugal, fue delantero del Atlético de Madrid durante dos etapas: una entre 1987 y 1993 y otra en 1997. Llegó al equipo rojiblanco en 1987 como promesa electoral del entonces elegido presidente Jesús Gil y Gil. Esa temporada Futre consiguió el trofeo Balón de Plata que lo acreditó como el segundo mejor jugador de Europa, tras su espectacular actuación en la Copa de Europa. Su debut en la Primera división española fue el 30 de agosto de 1987. Permaneció en el Atlético seis temporadas, ganando dos Copas del Rey (una de ellas al Real Madrid en su estadio) y consiguiendo un subcampeonato de Liga. Después de su retiro, Futre regresó al Atlético de Madrid para ser el director deportivo del equipo. En ese tiempo consiguió sacar al equipo de la segunda división. Estuvo en el cargo hasta 2003.​

«Amigas y amigos, no tengo palabras para agradecer todo el cariño que he recibido de todos vosotros en estas últimas horas. Lo que ha pasado es que he llevado tarjeta amarilla, pero no la roja”, ha dicho el propio Futre en un vídeo que ha compartido a través de las redes sociales. “Para terminar, a todos los colchoneros, he pedido un pijama con las rayas rojas y blancas, vamos a ver si lo consiguen. A todos y todas un millón de gracias desde lo más profundo de mi corazón”, bromea aludiendo a su espíritu rojiblanco desde la habitación del hospital.

A pesar de su sonrisa y su buen aspecto, los médicos del que fuera jugador del Atlético de Madrid, Sporting, Benfica u Oporto han decidido que permanezca ingresado para controlar su recuperación y observar su evolución.