El entorno de Paloma Cuevas se ha confesado con SEMANA y nos ha disipado todas las dudas acerca de su pasado y futuro más próximo.


Paloma Cuevas hace tan solo unos días hizo frente al cumpleaños más agrio de su vida. Sopló 48 velas junto a sus seres más íntimos, sin embargo, fue el primero para ella como separada. Hace tan solo unos meses ella y Enrique Ponce pusieron fin a su matrimonio,  tal y como reveló SEMANA en exclusiva, ruptura desde la que ya no ha vuelto a ser lo mismo para ninguno. Ni a nivel sentimental, ni tampoco personal. Si bien el diestro continúa con su relación con Ana Soria, Paloma navega en la incertidumbre. Todavía no sabe si sus planes estarán en España o a miles de kilómetros de su país natal. Por su parte, Julio Iglesias le ha hecho una oferta en firme y esta no es otra que trasladarse a la propiedad que el artista posee en República Dominicana. Sobre su decisión acerca de su futuro, sobre cómo está su corazón y sobre si ronda por su cabeza la idea de enamorarse una vez más, esta revista ha hablado en exclusiva con una persona muy cercana a la empresaria.

Nos confirman que una vez más Paloma ha apostado por el sosiego, a pesar de que los últimos meses en su vida han sido cuanto menos convulsos. «Ahora está mucho más tranquila. Se ha visto sobrepasada por la situación, pero ahora está todo más calmado…Era cuestión de tiempo», apunta un amigo de la infancia de Cuevas. Los focos sobre la pareja se van dispersando poco a poco, siendo Enrique Ponce quien ha decidido reducir la exposición de su amor en redes sociales. Prefiere hacerlo tan solo en ocasiones especiales. Quizás por ello para Paloma esté siendo más fácil recuperar las riendas de su vida y retomar su rutina, quién sabe si fuera de nuestras fronteras. «No sería la primera mujer que lo hace. Me daría mucha pena que lo hiciera, pero sinceramente no creo que se vaya», afirma esta fuente a SEMANA. Uno de los motivos que la atan a España son sus padres, a quienes está profundamente unida y quienes están delicados de salud, siendo ellos su principal freno, según nos comentan.

El punto y final como pareja para Paloma y Enrique no ha sido en absoluto sencillo, al igual que para los progenitores de Cuevas, Victoriano Valencia y Paloma Díaz. Aunque son muy pocos los que conocen cómo es en la actualidad la relación entre Ponce y el que fuera su suegro durante más de dos décadas,  el entorno de Paloma asegura en conversación con SEMANA que el cariño entre ellos sigue estando presente. «Con la edad que tienen lo llevan bastante regular, tristes…obviamente. Ellos han querido mucho a Enrique y le siguen queriendo«, desliza la misma fuente a esta revista.

Así las cosas, el círculo de Paloma no está ni mucho menos anclado en el pasado, sino con la única intención de que su amiga y ser querido mire hacia el futuro. Por ello, le plantean la posibilidad de creer de nuevo en el amor, una cuestión ante la que Cuevas tiene clara la respuesta. «Se lo digo casi todos los días que lo que tiene que hacer es enamorarse, pero siempre me dice que cero patatero. No tiene ganas de nada«, nos aseguran. Todavía es una incógnita el tiempo en el que la empresaria decidirá abrir de nuevo la puerta al amor, no obstante, quien está cerca de ella le insiste en la importancia de ilusionarse de nuevo.

Es precisamente su pandilla quien de nuevo recalca a quien a todavía le quepa alguna duda, la bondad que caracteriza a Paloma Cuevas. Sus amigos al igual que su familia no le ha dejado sola en este bache, apoyo que también le han querido brindar las redes sociales. «No habrás oído hablar mal de ella. Es buenísima persona, nadie habla mal de ella, ni en redes sociales…eso al final es una vara de medir», apuntan.