Enrique Ponce y Paloma Cuevas ya están oficialmente divorciados después de que en la mañana de este jueves firmasen los correspondientes papeles. Han tardado un año en llegar a un acuerdo que conformase a ambas partes, pero ya tienen el camino libre para vivir sus vidas sin mirar al pasado


Paloma Cuevas y Enrique Ponce han plasmado en papel lo que venía siendo una realidad desde hacía más de un año. La pareja ha firmado en la mañana de este jueves el divorcio que disuelve su matrimonio, después de un sinfín de trabas que entorpecían el acuerdo entre ambas partes para que esto se produjese de manera amistosa y sin tener que llevar el asunto a los tribunales. Así lo ha confirmado esta misma mañana la periodista Almudena del Pozo en el programa ‘Estamos contigo’ de Castilla la Mancha Media y ha podido confirmar SEMANA a través de fuentes de toda solvencia.

A pesar de lo que se había especulado a lo largo de estos meses, Enrique Ponce no tenía inconveniente alguno en firmar un divorcio que le abría el camino a vivir sin ataduras su amor con Ana Soria. Según han asegurado a la revista SEMANA desde su entorno más cercano, la que ponía más reparos a que este proceso se llevase a buen término era precisamente Paloma Cuevas, no conforme con el reparto inicial del patrimonio que la pareja había amasado durante sus 25 años de matrimonio. Finalmente, como ella misma ha anunciado esta semana, han llegado a un acuerdo que le allanaba el camino a la firma del divorcio que, como decimos, se ha producido en la mañana de este jueves tras tanta demora.

© Gtres.

Por el momento, los términos concretos del acuerdo del divorcio no se han hecho públicos, pero ya quiso dejar claro Paloma Cuevas que la custodia de las dos hijas que tiene en común con su ya exmarido la tendrá ella. Eso sí, ha pactado sin problema alguno que Enrique Ponce tendrá libre derecho a visitar a sus hijas siempre que lo desee, como así ha expresado en una entrevista concedida este miércoles a la revista ‘Hola’. Un medio en el que ponía de relieve que era el hombre con el que había compartido su vida en los últimos 25 años quien frenaba el proceso, a pesar de que fuentes consultadas por SEMANA la señalasen a ella. Sea como fuere, lo importante es que ya están oficialmente divorciados y podrían incluso contraer nuevas nupcias, como así se rumorea que es el deseo del diestro con la joven Ana Soria.

El reparto de las propiedades que han dado forma a lo largo de tantos años de matrimonio ha sido estudiado al milímetro para evitar problemas. Eso sí, en todo momento con la firme intención de mantener la cordialidad por el bien de sus hijas y es que el interés de ambos era proteger la bonita familia que han creado y que desean que no se rompa a pesar de que ahora no caminen juntos como marido y mujer, sino como compañeros.

La nueva vida de Paloma Cuevas y Enrique Ponce

Aunque el matrimonio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas ya había acabado, la firma del ansiado divorcio les abre un abanico de posibilidades y es que psicológicamente ya no les une más que el amor que ambos sienten por sus hijas y el respeto por la vida que han disfrutado durante más de 25 años. La diseñadora continúa hablando con especial cariño de los años que ha pasado con el hombre que le ayudó a crear una preciosa familia y en sus planes no está en ningún momento ensuciar su imagen pública, como así ha demostrado estos meses desde que se hizo público su separación. Ni tan siquiera con la entrada en la ecuación amorosa de Ana Soria.

Instagram

Ahora valora los pasos que dará en su nueva vida. Más allá de los profesionales, que ahora pasan por crear una colección de moda uniendo su talento a la firma de Rosa Clará, pero en lo personal se está dejando llevar. Hay quien pone de relieve su cercanía a un empresario mexicano, Eugenio López Alonso, pero desde su entorno más próximo se ríen ante tal posibilidad, negándolo con contundencia por razones obvias que no vienen a cuento comentar. También podría cambiar de residencia y establecer sus nuevos días como mujer divorciada en La Finca, donde posee una casa en un terreno que le regaló su padre, Victoriano Valencia, o volar lejos fuera de España. Ahora se le abre un amplio abanico de posibilidades y ella mira el horizonte del futuro con optimismo y positividad.

Este jueves han firmado su divorcio y, con ello, el final de una etapa vital. Enrique Ponce también entiende esto como una oportunidad. Los rumores apuntan a que podría planear pedirle matrimonio a Ana Soria, cuya relación parece cada vez más asentada al vivir en una eterna luna de miel que no tiene fin. Eso sí, también se comentaba hace unas semanas que la joven estudiante de Derecho estaba embarazada de su primer hijo y ahí sí que tuvieron que tomar la palabra para negar que esto fuese cierto. Ahora bien, lo que todavía no han negado es que existan planes de boda. Habrá que esperar…

Vídeo: Europa Press