Kiko Matamoros ha tenido que ser intervenido por una pancreatitis y su pareja, Marta López, le ha mandado un mensaje de ánimo a través de las redes.


Kiko Matamoros no vive ni mucho menos su mejor momento. Aunque hace tan solo unos días recibió el alta hospitalaria tras extirparle la vesícula, el colaborador ha tenido que volver al hospital a causa de un nuevo problema de salud. A pesar de que este jueves debía haber vuelto a su trabajo de ‘Sálvame‘, una pancreatitis le obligó a ingresar de nuevo después de sufrir unos dolores casi insoportables. «Parecía que había ido todo bien e iba a estar hoy trabajando. Se ha tenido que saltar los semáforos del dolor que tenía en el abdomen. Que se iba agarrando el pecho y el abdomen y Marta le ha pedido al taxista que se saltara los semáforos», comentó Kiko Hernández. Pero ¿qué es exactamente una pancreatitis? Es una inflamación en el páncreas, una glándula alargada y plana encajada detrás del estómago en la parte superior del abdomen y este contratiempo llevó a que los médicos tomaran la decisión de intervenirle de urgencia. Horas después su pareja, Marta López, le ha mandado un mensaje de ánimo a través de sus redes sociales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Volverás a superarlo 🤍 gracias por darme la oportunidad de estar a tu lado y de hacerte feliz 💖 unos días más y vuelta a dar guerra 👏🏽

Una publicación compartida de MARTA LÓPEZ ÁLAMO (@martalopezalamo) el

Junto a dos fotografías en las que es más que evidente la complicidad que les une, la modelo quiso decirle públicamente que se sentía agradecida porque Kiko Matamoros contara con ella y con su apoyo en unas circunstancias de este tipo. «Volverás a superarlo. Gracias por darme la oportunidad de estar a tu lado y de hacerte feliz unos días más y vuelta a dar guerra», ha escrito en su Instagram. Sus declaraciones llegan horas más tarde de que Kiko entrara en ‘Sálvame’ para aclarar qué sucedía realmente entre su hija, Anita Matamoros, con la que actualmente tiene una nula relación y con su chica.

Después de que se llegara a asegurar que Marta López estaba obsesionada con Anita, Matamoros aclaró qué ha vivido estos meses y, sobre todo, qué no está dispuesto a consentir. «No soy el que saca las discrepancias con mi hija, es Makoke y yo tengo que reconocer que es cierto porque lo ha dicho la madre”, comentó el colaborador en el programa vespertino. “A nosotros nos han cerrado las puertas en negocios, en casas de amigos… nunca he comentado nada a nadie porque me parecía vergonzoso y por proteger a mi hija, creo que su madre tiene mucha responsabilidad en esto, pero lo que no voy a dejar es que machaquen a nadie», añadió. Kiko Matamoros estaba visiblemente enfadado, ya que la situación ha tomado tal derrotero que se desconoce cómo será en el futuro la relación de padre e hija, toda una incógnita que todavía está por resolver.

En ‘Sálvame’ se dio el parte médico

A su llegada a las puertas de la Clínica El Rosario, el reportero Omar Suárez facilitó la última hora sobre su estado de salud. Según informó, los médicos que le asistieron le diagnosticaron una pancreatitis producida por una complicación de la operación a la que se sometió el pasado lunes. “Cuando le hincharon, no le limpiaron bien y la arenilla se ha desplazado”, explicaba. Ante la gravedad de su situación, sus médicos estimaron que lo mejor era operarlo de inmediato. No podía soportar el dolor.

Sin embargo, no ha sido la única cuestión que le ha hecho copar titulares. Hace menos de una semana, concretamente el pasado fin de semana en ‘Sábado Deluxe‘, Kiko Matamoros acaparó la atención tras la metamorfosis que había sufrido su rostro. El colaborador se sometió a algunos retoques de la mano de su nuera, Carla Barber, y tal fue la hinchazón que sufrió que las redes sociales se convirtieron en un auténtico hervidero de comentarios y memes sobre su cambio físico. Tras las dos operaciones de las que ha tenido que ser intervenido esta semana, su transformación ha terminado siendo una mera anécdota.

El propio Kiko comentó que se encontraba mucho mejor y que poco a poco conseguía el efecto deseado. «Gracias a todos los que os habéis interesado por mi salud. Todo ha ido perfectamente. ¡Ah! Lo de las infiltraciones de ácido hialurónico va también muy bien. Por su camino todo», escribió en su perfil de Instagram. Palabras tranquilizadoras y que entonces no presagiaban el problema de salud al que tendría que hacer frente días después.