Paloma Cuevas ha recibido en su casa de Madrid la visita de sus padres cuando hace apenas unos días celebraba su cumpleaños más complicado.


Paloma Cuevas lleva siendo protagonista de la actualidad todo el verano después de que se conociera su divorcio de Enrique Ponce. Poco después volvía a ser por todo el revuelo mediático que causaba la relación del torero con Ana Soria. Ambos han paseado su amor por sus destinos de vacaciones. Sin embargo, Paloma decidía mantenerse en un discreto segundo plano, esperando que todo se calme.

Pero el revuelo continúa y Paloma Cuevas le está pasando en su casa de Madrid. Ella no sale de su vivienda, pero sí que son numerosas las visitas que recibe, por parte de familiares y amigos, que están pendientes de Paloma en estos momentos tan complicados. Este jueves acudían a visitarla sus padres, Paloma Díaz y Victoriano Valencia, que llegaron a casa de su hija en taxi.

Los padres de Paloma acudieron con varios paquetes de pasteles. Y es que podrían haber acudido hasta su casa en Madrid para celebrar el cumpleaños de su hija, que hace apenas unos días cumplía 48 años, una fecha muy especial. Tras varias horas en el interior, Victoriano Valencia y Paloma Díaz salían del garaje de la casa de su hija en el interior de un coche y sin mediar palabra.

Los padres de Paloma Cuevas la visitan en su casa

Paloma celebró su cumpleaños en casa y recibió la visita de Enrique

Hace apenas unos días, Paloma Cuevas celebraba en casa su cumpleaños más complicado. Recibió la visita de grandes amigos y algunos familiares, pero hubo una visita que llamó mucho la atención. Y es que después de todo el revuelo mediático se confirma la cordialidad que aún hay entre ella y su expareja, Enrique Ponce, ya que el torero tomó la decisión de acudir a felicitarla en persona. Se acercó personalmente a la celebración y, aunque no se quedó a cenar, sí que quiso darle los mejores deseos y felicitar a la madre de sus dos hijas después de cumplir 48 años.

Un gesto inesperado que ha dejado a todo el mundo boquiabierto, pero que una vez más evidencia la buena relación que mantiene, a pesar de que decidieran poner punto y final a su relación. Sin embargo, el exmatrimonio quiere seguir manteniendo cordialidad por el bien de las hijas que tienen en común, que están pasando todos estos meses de revuelo junto a su madre.

Paloma no quiere rehacer su vida

En el pasado fueron muy felices, pero desde hace unos meses tomaron caminos por separado. Él junto a Ana Soria, la joven almeriense de la que se declara profundamente enamorado y ella, por el momento, según revela su círculo a SEMANA sin ninguna intención de rehacer su vida. La empresaria no quiere escuchar hablar de ningún hombre. «Se lo digo casi todos los días que lo que tiene que hacer es enamorarse, pero siempre me dice que cero patatero. No tiene ganas de nada», comentan a esta revista desde el círculo de Paloma Cuevas.