El padre de María José Campanario, descubierto intentando sabotear a ‘Sálvame’

En medio de los aplausos y los clamores que daban la bienvenida a Jesulín de Ubrique en su regreso a los ruedos se escuchaban una voz discordante que se afanaba en gritar “¡Fuera! ¡Fuera!” con toda la fuerza que se lo permitían sus pulmones. El hombre en cuestión no era un personaje anónimo, sino un miembro de la familia del diestro, su suegro, Pepe Campanario, que pretendía boicotear a los reporteros de ‘Sálvame’ que se encontraban en la plaza de toros de Cuenca.

8Entre gritos

Lejos de contentarse con sus propios abucheos, el hombre comenzó a animar al resto de espectadores para que se le unieran.

7Pidiendo apoyos

Algo que muchos hicieron, creando una desagradable escena para el periodista Omar Suárez, que en ese momento se encontraba en la arena haciendo su trabajo.

6Trabajo complicado

“Nos abuchea toda Cuenca, ¡y eso que no he salido a torear!”, decía Omar a las cámaras, sin posibilidad de hacer nada para evitar los gritos de un hombre que continúa su cruzada contra el programa en el que trabaja.

5Mucho más que abucheos

 

Sin embargo, esa no fue la peor parte que le tocó vivir a Suárez pues después reveló en el plató del programa llegó a pasar miedo porque “no solo fueron abucheos”.

4Situación de peligro

 

“La gente empezó a tirarme botellas de agua, latas de refresco… Entonces sí que hubo un momento en el que pensé que si toda la plaza se contagia podría ser realmente peligroso”, explicaba.

3Sin rencor

“Cuando salí tengo que agradecer a mucha gente. Esto no es Cuenca, son unos cuantos de la plaza que por descerebrados se han dedicado a hacer esto. En Cuenca a mí me han tratado muy bien”.

2En su defensa

La presentadora del espacio, Carlota Corredera, aprovechó para mandar un mensaje muy contundente: “si no os gusta Sálvame apagad la tele, pero no tiréis nada porque podéis hacer daño”.

1“Maravillosa”

“Son solo cuatro frikis que quieren que hoy en Sálvame se hable de ellos. Pero la mayoría de Cuenca es maravillosa”, sentenció el colaborador.