Aunque hace poco enseñaba los tatuajes que había dedicado a sus abuelos, ahora Rocío Flores dedica el último dibujo de su piel a ella misma. Te mostramos el nuevo tatuaje que se ha hecho la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores…


Parece que a Rocío Flores le ha dado últimamente por tatuarse. El pasado 2 de marzo mostraba orgullosa el resultado de dos nuevo tatuajes que se había puesto en su piel, dedicados al 100% a sus abuelos maternos. Se trataba de las dos firmas de sus abuelos «originales, calcado de sus puños y letra». Por un lado la de Rocío Mohedano y por otra la de Pedro Carrasco junto al guante de boxeo con el que ganó el campeonato del mundo. 

Pues tan solo unos días después, la joven ha querido volver a su estudio de tatuajes favorito para dibujarse algo más en su piel. Pero en esta ocasión ha querido dedicárselo a ella misma y no a su familia. Lo que ha impregnado ahora en su piel es el número 13 que, a pesar de lo que pensamos de esta cifra por la mala suerte que supuestamente da, para ella es muy especial.

Y es que ella nació un 13 de octubre de 1996, por lo que para ella era esencial llevar este número en su piel. Se lo ha tatuaje en la muñeca, al lado de otra tatuaje que ya tenía. «Siempre 13», escribe Rocío Flores junto a un vídeo en el que aparece enseñando el proceso en el que su tatuador le dibuja este número.

Rocío Flores se ha hecho un nuevo tatuaje, dedicado a ella misma

© Redes sociales.

Últimamente Rocío Flores ha encontrado el gusto a hacerse muchos tatuajes. Hace apenas unas semanas nos dejaba ver los que había dedicado a sus abuelos y que podrían haber hecho especial ilusión a su madre, Rocío Carrasco, con la que no tiene ningún tipo de relación desde hace unos años.

La joven sentía especial cariño por sus abuelos maternos, pero hasta ahora no tenía ningún dibujo dedicado a ellos en su cuerpo. Ahora que su familia está de plena actualidad por los testimonios tan desgarradores que está contando Rocío Carrasco, Rocío Flores ha encontrado el momento para llevarlos para siempre en su piel.

Y es que la joven se ha tatuado las firmas de sus abuelos, tal y como ellos mismos la escribían cuando firmaban algún documento. En una de las muñecas lleva la de su abuela, Rosario Mohedano, y en la otra, la de su abuelo, Pedro Carrasco. En esta última ha añadido, además, un guante de boxeo, recordando la profesión a la que se dedicó él.

«Son las dos firmas de mis abuelos, originales, calcado de sus puños y letra», explica Rocío Flores

© Redes sociales.

Rocío Flores ha optado por continuar con su vida ahora que hay un gran revuelo mediático en torno a ella y su familia por los testimonios que está dando su madre en la docuserie, ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’. A pesar de que muchos medios de comunicación están buscando sus primeras palabras y reacciones, la joven se ha decantado por mantenerse callada para no echar más leña al fuego.

La joven está encontrando un gran apoyo no solo en su padre, Antonio David Flores, también en su tía, Gloria Camila Ortega, que también ha optado por el silencio rotundo. Tía y sobrina siguen con su día a día sin querer hablar de todas las declaraciones que ha hecho Rocío Carrasco, pero públicamente, ya que ellas han encontrado momentos para reunirse y hablar sobre esta polémica.