El Mundo saca a la luz nuevos informes que ponen en entredicho la versión televisiva de Rocío Carrasco. Ahora, revela los informes médicos de aquel 5 de agosto de 2019


Este martes, el periódico El Mundo ha sacado a la luz nuevos informes sobre el Caso Rocío Carrasco, una investigación realizada por Rebeca Yanke. En esta ocasión ha mostrado los informes médicos de aquel 5 de agosto de 2019, día en el que Rociíto se dio cuenta que tenía que «contar su verdad para seguir viva» tras un intento de suicidio que casi le cobró la vida. Ese día marcó un antes y un después en su vida y, de hecho, según ella misma ha dicho, «fue un hecho clave que cambia por completo el rumbo de su existencia». En aquel episodio, el cero, se pudieron ver extractos de los informes médicos Este martes, el periódico que dirige Francisco Rosell muestra otros extractos diferentes a los que pudimos ver en el documental.

Los documentos oficiales no recogen un “intento de suicidio” por parte de Rociíto

Ahora, El Mundo asegura que «ningún documento oficial acoge, sin embargo, el relato de un intento de suicidio». Además de que las dos resoluciones judiciales que rechazan el «maltrato psicológico» por parte de Antonio David Flores a Rociíto desestiman este hecho, también lo hacen los informes médicos de los dos hospitales en los que fue atendida Rocío Carrasco aquel día: el de Sanchinarro y el HM Puerta del Sur.

El periódico, según la documentación que obra en su poder, menciona como motivo de consulta un «mareo«; mientras que en el apartado de enfermedad actual amplía con los siguientes datos: «acude por sobreingesta de benzodiazepinas a las 8 am. Refiere que está muy agobiada por problemas con terceras personas», sin especificar cuáles son tales problemas.

© Telecinco.

“Sobreingesta medicamentosa voluntaria”, el motivo de ingreso en el segundo hospital al que acude

Posteriormente, la derivan al Hospital HM Puerta del Sur. Según relata El Mundo, el «motivo de ingreso» pasa de «mareo» a «sobreingesta medicamentosa voluntaria«. Además, indican el número de pastillas que habría ingerido según se señala en dichos informes: “dos ansiolíticos y un antidepresivo de uso común en los trastornos ansiososdepresivos como el que sufre”. Según ha consultado el periódico a los jefes de Psiquiatría de dos de los hospitales más prestigiosos de este país, «en absoluto se trata de una dosis letal (…) Los efectos más probables de esa ingesta serían de aletargamiento, somnolencia o mareo, pero nunca un daño grave sobre la salud».

Rocío Carrasco niega la intención de suicidio

Según sigue relatando El Mundo, el médico de urgencias que le realiza una exploración física anota lo siguiente: «Preguntada por el episodio de la sobreingesta que precipitó su ingreso, la paciente realiza crítica del mismo, dice varias veces que se siente arrepentida, que fue un error… Asimismo lo define como un acto impulsivo, sin planificación previa», rechazando así la intención de suicidarse. Una versión distinta a la que dio durante su documental: «No recuerdo mucho. Les dije a los médicos que me daba igual no haberlo conseguido porque lo iba a intentar de nuevo. Me internaron en un centro especializado y allí tomo conciencia de la barbaridad que había hecho”, contó la propia Rocío hace unas semanas.

Dos versiones muy diferentes al alta médica

Tal y como asegura la documentación que maneja el diario, “la paciente solicita el alta voluntaria e insiste en dicha demanda a lo largo de la mañana (…) Insisto en recomendarle ingreso para observación y ajuste de tratamiento previo al alta”. Finalmente, el psiquiatra especifica en el documento un “alta por fuga”. Además, en este auto del segundo informe médico aseguran que: “La presunta perjudicada ni si quiera aceptó ser entrevistada sin presencia de familiares ni accedió a someterse al tratamiento e ingreso que se consideró conveniente al derivarla dese el ya citado Hospital de Sanchinarro al Hospital Puerta del Sur, donde la apelante fue dada de alta por fuga”. Unos datos que no coinciden con lo que contó Rocío Carrasco en la docu-serie

© Telecinco.

En los informes que mostró Carrasco en televisión se habla de que la paciente «solicita el alta voluntaria tras tener conocimiento de que los medios de prensa del corazón están presentes en el hospital». No obstante, esta es la versión que se incluye en los informes realizados por clínicas de salud mental privadas a los que Rocío Carrasco se sometió con posterioridad y por decisión propia. Estos datan del 2 y 7 de octubre, dos meses después de aquel fatídico día. En este caso, sí se habla de la presencia de periodistas en el parking del hospital, algo que no ocurre en los informes médicos del mes de agosto.