La casa de Raquel del Rosario en California tiene un estilo bohemo inconfundible. Un hogar que comparte con su marido, Pedro Castro.


Bien sea con su música, con sus reflexiones o con su estilo a la hora de vestir, Raquel del Rosario es pura inspiración. La cantante lleva años residiendo en Estados Unidos donde ha formado una feliz familia junto a su marido, Pedro Castro, y los dos hijos que tienen en común, Leo y Mael. Actualmente vive en Thousand Oaks, una ciudad situada en el sureste del condado de Ventura, California. Su casa de ensueño, a la que se ha mudado recientemente, tiene un estilo bohemio inconfundible. Su mejor refugio al que ha dotado de su sello de identidad.

Instagram

Se trata de un precioso hogar en el que la naturaleza cobra especial relevancia. Está situado en un paraje de excepción y eso se nota. En cuanto a la decoración sigue una misma línea en la que los materiales son esenciales. Apuesta siempre por los más naturales. Cerámica artesanal en el suelo del salón, muebles de madera, fibras textiles de origen vegetal en las alfombras… Son solo algunos detalles de una casa que está repleta de ellos. 

La casa de ensueño de Raquel del Rosario

La estancia principal del domicilio de Raquel del Rosario cuenta con un espacioso salón abierto a la zona comedor. La gran mesa de madera es perfecta para recibir familiares y amigos. Las sillas son de estilo vintage en las que ha colocado unos coloridos cojines con motivos florales. La cantante adora las plantas, también las flores que aportan esa calidez tan necesaria en cualquier casa. «La idea es que siempre parezca primavera (y México)», ha reconocido como detalle clave en la decoración. Y es que también cuenta con distintas piezas de artesanía mexicana que aportan un toque étnico inconfundible. Uno de los espacios joya de la vivienda es, sin duda, la terraza exterior. Un lugar en el que se respira calma y que invita a enfrascarse en una buena lectura.

Instagram

La cocina es blanca con toques de madera con la que nuevamente apuesta por los materiales naturales. Tiene una gran isla central perfecta para reunir a toda la familia durante un desayuno en clave ‘slow’ de fin de semana. Aquí también tiene distintos elementos con los que muestra su predilección por un diseño artesanal y respetuoso con la naturaleza.

Un antes y un después

Recientemente Raquel del Rosario mostró uno de los cambios que había hecho en uno de los baños de la casa. Confesaba que estaba algo deteriorado y que había pensado en cambiarlo o restaurarlo. Finalmente, ella y su marido optaron por esta última opción. Cambiaron el color de la madera de los muebles por pintura a la tiza en tono verde menta, también alteraron la zona del lavabo y los espejos. Una transformación que quedó ideal y de la que no dudó en mostrar el antes y el después a través de su perfil de Instagram.