Va ser uno de los hombres del 2020. Quizás el nombre de Aitor Gómez (todavía) no les diga mucho pero si hablamos del yerno de José Bono, la cosa cambia. Con tan solo 24 años ya ha vivido mucho. Se licenció en periodismo, ejerció y lo dejó para iniciar un ilusionante proyecto profesional que recibe el nombre de ‘Bonai’. Además, desde hace cuatro años ocupa el corazón del único hijo varón del que fuera político socialista, con quien se va a casar el próximo mes de junio.

SEMANA ha hablado en exclusiva con Aitor Gómez en uno año muy importante para él en el que ha puesto en marcha su firma de joyas para jóvenes entre 25 y 35 años. Se ha convertido en emprendedor con todas las letras, algo que en ningún caso ha resultado sencillo, tal y como indica él mismo: «No es fácil, yo creo que se deberían de dar más facilidades para poder emprender, aunque sí que es verdad que yo he tenido la posibilidad de poder hacerlo y estoy muy agradecido por ello. Es una oportunidad muy buena para la gente joven de este país,que pueda emprender y que pueda tomar su propio camino sin tener que estar siempre metido en una empresa», explica.

La decisión más difícil del yerno de José Bono

Que no fue otra que tener que dejar el periodismo de lado al no poder compaginarlo con su negocio: «No podía compaginar la vida de un periodista con la vida de un emprendedor, pero la verdad es que se intentó. Luego llegó un momento en el que Bonai ya funcionaba muy bien y ahí es cuando tomé la decisión de dejar mi antiguo trabajo de periodista y ponerme con este proyecto propio, que la verdad me llena muchísimo y estoy feliz de poder dedicarme a ello.»