A la periodista le ha invadido la nostalgia al pisar el pueblo toledano en el que nació y ha compartido una bella historia a través de sus redes sociales.


Después de la tormenta, llega la calma. Los últimos meses han sido muy complicados para Sara Carbonero, quien poco a poco está retomando su vida tras luchar contra el cáncer. Ahora, la periodista está feliz con los nuevos cambios que van a darle un giro de 180 grados a su vida: su vuelta a Madrid y su nuevo proyecto profesional.

En medio de todo esto, la mujer de Iker Casillas está aprovechando el tiempo al máximo para disfrutar de las pequeñas cosas. Prueba de ello es que gracias a sus redes sociales la hemos visto de lo más relajada en su vuelta a sus orígenes. La que fuera rostro de Mediaset ha tirado de nostalgia y ha compartido un bonita anécdota sobre su infancia.

Sara Carbonero ha iniciado las vacaciones y ha optado por pasar unos días en su pueblo natal, Corral de Almaguer, la localidad toledana en la que nació y pasó su infancia. A la periodista le ha invadido la nostalgia y ha compartido una bella historia. La mujer de Iker Casillas aparece sentada sobre la mecedora donde le dormía su madre cuando era bebé.

Después de haber estado viviendo unas semanas intensas en Oporto, el matrimonio, junto a sus hijos, ha querido desconectar y han puesto rumbo al lugar de origen de la periodista para pasar sus días de descanso junto a los suyos. Tal y como viene siendo habitual, en los próximo días veremos a la feliz familia paseando por las calles de Ávila, en donde se encuentra el pueblo del jugador de fútbol.

Este viaje llega tan solo unos días después de que se cumpliera el décimo aniversario del histórico beso de Iker a Sara instantes después de que la Selección Española de fútbol se proclamara campeona del mundo. El guardameta ha desveló hace unas semanas que sus hijos, Lucas y Martín, han visto, por fin, el mágico momento en el que los tortolitos gritaban a los cuatro vientos lo mucho que se quieren. Eso sí, también reconoció que a pesar de la importancia del momento, los dos pequeños aún no entienden la magnitud de la situación.

Se vuelven a Madrid

Iker Casillas trabajará cerca de Florentino Pérez en calidad de asesor con un puesto cuyas competencias ambos definirán en las próximas semanas. Sería un puesto similar al que desempeñó en su momento Zinedine Zidane, el actual entrenador del Real Madrid. Han sido unos meses complicados para el futbolista y la periodista, pero están cogiendo el timón de su vida y aclarando cuál es su futuro. Hace escasos días celebró el título de Liga del Porto FC con sus compañeros en el césped, aunque desde el 1 de mayo del pasado año 2019 había colgado los guantes tras sufrir un infarto de miocardio. A su regreso al equipo y durante la última temporada ha desarrollado un papel de enlace entre la plantilla y la directiva. El futbolista tiene que esperar hasta el 1 de agosto para desvincularse completamente del club, aunque el 1 de julio se terminó su contrato con el equipo luso, y seguir con sus planes de regresar al Real Madrid junto a Florentino Pérez.

La familia Casillas-Carbonero al completo vuelven a su casa de la capital. Y es que a pesar de que en Oporto han conseguido crear su otro hogar, el matrimonio siempre ha expresado sus intenciones de regresar a la capital donde residían en la exclusiva urbanización de La Finca, Pozuelo de Alarcón.

La familia sigue disfrutando de lo que le ofrece Oporto y está disfrutando al máximo de una ciudad bohemia y con mucho encanto, además les encanta vivir cerca del mar. Una experiencia que comparte siempre que puede Sara a través de su perfil en Instagram donde podemos ver, en ocasiones, a sus pequeños jugando en la arena. Su ideal de «felicidad» absoluta como ella misma acostumbra a señalar.

El valiente gesto de Sara Carbonero

Sara Carbonero