La colaboradora de televisión ha ofrecido su entrevista más sincera, donde ha hablado de la complicada infancia que vivió en una casa donde faltó el amor. Sin embargo, Nagore Robles aprendió a hacer ver al exterior que todo estaba bien.


Nagore Robles acaba de ofrecer su entrevista más sincera. Lo ha hecho con el ‘influencer’ Luc Loren en la nueva sección de su canal, ‘No estamos locas’, que surge como colaboración con Somos Estupendas, la mayor plataforma digital sobre bienestar y salud mental. La colaboradora de televisión nunca ha tenido problemas para hablar de cómo se encuentra personalmente e incluso ha confesado en más de una ocasión que ir al psicólogo ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida.

«Soy adicta a ir a terapia desde hace muchos años. He pasado por varias terapeutas, que me han ayudado muchísimo y lo siguen haciendo. Es algo que quiero mantener el resto de mi vida», ha empezado diciendo orgullosa de poder contar con una ayuda externa para encontrarse mentalmente mejor.

Ella misma ha querido explicar cómo se encuentra ahora: «En general estoy bien, feliz, no significa que haya días de mierda, que esté ansiosa, nerviosa, que no duerma, que esté triste… pero bueno, para mí son todas las fases del ser humano. Yo las acepto todas, pero en general te puedo decir que estoy bien. No siempre lo he estado y ha habido épocas complicadas. No se puede estar bien las 24 horas, es agotador. Te estarías engañando a ti misma», terminaba diciendo sobre la etapa que atraviesa.

Nagore Robles no está feliz las 24 horas del día, pero lo acepta

© YouTube.

Nagore Robles es una de las colaboradoras más habituales de la televisión. Aparece en varios programas de Mediaset, lo que le ha permitido cumplir su sueño, pero aún así, hay días que no se siente bien. Sin embargo, asegura que cuando entra a trabajar, deja los problemas personales a un lado: «No uso la televisión para expresar cómo me siento. Tengo varias caretas. Yo llego a televisión y me pongo la careta sonriente aunque esté mal, porque dependiendo del programa en el que estés… no es un espacio para decir que estás mal», confiesa.

«Si me contratan es para dar espectáculo, para divertir. Además es algo que me encanta y se me da bien, pero resulta a veces agotador. Pero no suelo ser yo al 100% en la televisión. Hay muchas Nagores», reconoce sobre las diferentes caretas que tiene, tanto fuera como dentro de un plató de televisión.

Una infancia complicada

Nagore ha querido llegar a una de las etapas más duras de su vida, que sin duda, marcaron cómo es ella ahora. «Yo tuve una infancia complicada, marcada por una casa donde había poca felicidad, poco amor, poco respeto… y donde una vez que se cruzaba la puerta, eso se quedaba ahí. Nunca se ha hablado fuera. Evidentemente los familiares que estaban cerca ya sabían cómo estaba la situación. Mi infancia fue horrorosa. Tengo también recuerdos bonitos, que han permanecido en mi mente. La mente está preparada para sobrevivir, porque borras cosas duras. Así es como he sobrevivido. Yo salía de casa y ponía mi cara de «todo está bien». Nunca me permití estar mal, fui tapando hasta que ocurrió algo…», empieza diciendo.

«Falleció mi mejor amiga, que era todo para mí, era mi persona brújula. Falleció el año pasado. No sabía qué me pasaba. Fue un cáncer que duró mucho y parece que estás preparado, pero cuando ese día llega, dices que era lo que iba a pasar. Los días de después, sentía un vacío tan enorme, no entendía qué me ocurría. No me reconocía. Nunca había dado espacio a la tristeza y a estar mal. Esa era yo al 100%. Me permitía estar mal a ratito. En realidad lo que estaba haciendo era esconder», desvela sobre el peor episodio de su vida.

«Me muestro muchas veces tal y como soy»

© Redes sociales.

A pesar de que ha tratado de esconder sus sentimientos muchas veces, ahora ya lo hace menos. «Hace unos días hablando con una amiga me puse a llorar y me dijo que lo sentía. No hay que poner tapones. El llorar es igual de aceptable que el reír. Estoy en ello. No he querido ponerme tapones», reconoce sobre el trabajo que está haciendo.

Ha querido confesar que ha habido veces que en redes sociales ha mostrado una sonrisa cuando en realidad no le salía. Nagore Robles ha querido explicar que cuando ha pasado esto ha sido porque ha tenido que hacerlo por un contrato laboral que tenía: «En redes sociales me muestro más yo. La de la tele también está, hay una parte de mí que es así. Nagore bromista, cañera… esa está, pero hay otra que no muestro».