Miriam de Ungría ha regresado a España para dar el último adiós a su padre, Bernardo de Ungría Goiburu, que falleció el pasado 27 de octubrea los 98 años de edad en Madrid. Este jueves 17 de noviembre se ha celebrado una misa funeral en su memoria en torno a las 19:00 horas en la parroquia de San Agustín, en Madrid, concretamente en El Viso. Una despedida a la que no ha faltado Miriam de Ungría, que hace tan solo unos meses celebraba su boda con el príncipe jordano Ghazi Bin Muhammad, primo del rey Abdullah II. Sin embargo, su felicidad plena se vio truncada con la noticia del fallecimiento de su padre, que murió debido a su avanzada edad.

La diseñadora de joyas ha estado arropada por familiares y amigos, que han querido estar junto a ella en un día tan difícil como este. Miriam de Ungría llegaba hasta el templo religioso vistiendo de riguroso luto. La princesa Maryam Al Ghazi se ha despedido de su padre tan solo tres años después de hacer lo propio con su madre, que falleció a los 92 años de edad y a quien le dedicó unas emotivas palabras: «Hasta siempre, mamá. Me quedo con tu sonrisa, tus increíbles ojos verdes y nuestras siestas en tu cama, acurrucada a tu lado y sintiendo tu piel, aún maravillosa a los 92 años».

A pesar de que Bernardo falleció el 27 de octubre, no fue hasta varios días después cuando fuimos conocedores de la triste noticia, ya que la familia Ungría siempre se ha caracterizado por su gran discreción. Bernardo de Ungría poseía una gran fortuna gracias a la empresa Patentes y Marcas, que la fundó en 1891. Tras jubilarse, dejó el negocio en manos de su hijo Javier, el padre de Javier Ungría y exsuegro de Elena Tablada.