Un polémico tuit del cantante sobre la pandemia de la Covid-19 se ha convertido en ‘trending topic’ en cuestión de horas.


Miguel Bosé ha hecho arder las plataformas sociales con unas palabras que no han pasado desapercibidas para los usuarios de Twitter. En esta red, el cantante ha asegurado que el coronavirus es «la gran mentira de los gobiernos».

En su perfil de Twitter, el artista ha compartido un vídeo en el que aparecen cientos de personas en la ciudad suiza de Ginebra disfrutando de paseos al aire libre sin mantener la distancia social, sin proteger sus rostros con mascarilla y, en general, ajenos a las medidas de seguridad que recomiendan las autoridades sanitarias para evitar contagios. «Parece que no se aplican las mismas reglas aquí donde está la Organización Mundial de la Salud», explica quien pone voz a la grabación. En su post, Bosé señala: «Suiza, como los países nórdicos de Europa saben desde el principio de la gran mentira de los gobiernos, el de España incluido».

El comentario de Miguel Bosé se convierte en ‘trending topic’

Sus palabras no han tardado en despertar un sinfín de comentarios y críticas en las redes. Cerca de 12.000 tuiteros cuestionaban con dureza sus afirmaciones, cuando la pandemia de la Covid-19 ha causado 283.000 muertos en en todo el mundo. En cuestión de horas, su tuit se ha convertido en ‘trending topic’.

Según el hombre que narra la grabación, las imágenes corresponden al pasado 1 de junio. Dos días antes, el Gobierno suizo había anunciado la aceleración de la flexibilización de las restricciones y que permitiría la apertura de restaurantes a partir del 11 de junio, para que así la población «aprenda a vivir» con el virus.

Los polémicos comentarios del cantante en las redes

No es la primera vez que Miguel Bosé realiza polémicos comentarios en las redes sociales. Tampoco es la primera vez que se expresa abiertamente sobre la crisis sanitaria en su perfiles. El pasado 29 de abril compartió un mensaje con la intención de advertir a sus seguidores sobre los supuestos peligros de la red 5G. En su post aseguraba que ésta guarda relación con el coronavirus, e incluso publicaba charlas sobre este asunto. «Vamos a empezar a poner los puntos sobre las íes. Empiezo con esto. Me gustaría tener vuestros comentarios», escribía junto a un vídeo de una conferencia de Thomas Cowan.

A mediados del pasado mes de marzo, este doctor estadounidense aseguraba que los virus «son la excreción de una célula intoxicada» y que esa intoxicación de las células proviene de un aumento «cuántico en la electrificación de la Tierra». Cowan defiende que la tecnología desequilibra la estabilidad del organismo, y que éste responde generando virus como COVID-19. En su video indica que cada pandemia que ha asolado al mundo corresponde con un «salto cuántico» de este tipo. Millones de personas han denunciado que los argumentos de Cowan no tienen ninguna evidencia científica que lo sustenten y que lo que dice no es más que una teoría de la conspiración que busca explicaciones donde no las hay. Por este motivo, a muchos fans de Miguel Bosé les ha costado comprender cómo apoya hipótesis tan extrañas (y desmentidas por la comunidad científica) como las del americano.

Aún en duelo por la reciente muerte de su madre

Desde que estalló la crisis sanitaria global, Miguel Bosé ha participado activamente en distintas iniciativas encaminadas a recaudar fondos a favor de las personas más afectadas como consecuencia de esta fatal enfermedad. Así, ha prestado ayuda en eventos y conciertos online para aportar su granito de arena en la lucha contra este mal.

En los últimos meses también ha rendido varios homenajes a su madre, Lucía Bosé, fallecida el pasado 23 de marzo. «Queridos amig@s … os comunico que mi madre Lucía Bosé acaba de fallecer. Ya está en el mejor de los sitios», anunciaba el día de su muerte en Instagram. A través de la iniciativa #AzulDeLucia ha animado a sus admiradores en todo el mundo a compartir dibujos, diseños y montajes artísticos inspirados en su figura. También ha alentado a sus ‘followers’ a utilizar o fabricar sus propias mascarillas haciéndolas en tonalidades azules, que era el color favorito de la actriz italiana.