Este sábado se cumple un mes de la muerte de Álex Lequio tras una larga batalla contra el cáncer. Este dura pérdida ha supuesto un gran golpe para Ana Obregón y Alessandro Lequio, quienes tratan de volver a la realidad tras decirle adiós a su pequeño del alma. 30 días después de aquel fatídico 13 de mayo, Celia y Amalia García Obregón han explicado cómo se encuentra su hermana.

Ana Obregon con sus hermanas Celia y Amalia y Carlina Monje durante el entierro de su hijo Alex Lequio en Madrid

Celia y Amalia no se han separado de su hermana Ana en ningún momento y han estado a su lado en estos difíciles momentos. Desde que se conociera la noticia del fallecimiento del joven de 27 años, las hermanas no dudaron en dejar a sus padres, quienes están a su cargo, en Madrid y pusieron rumbo a Barcelona para poyarla en el capítulo más amargo de sus vidas.

Amalia García Obregón ha explicado que este 13 de junio es un día muy amargo para toda la familia. La hermana de la actriz y bióloga ha asegurado que toda la familia está muy próxima y que no se separan de ella en ningún momento. «Estamos muy pendientes de ella, intentando pasar el mayor tiempo posible con ella«, afirma. Además, insiste en que la llegada de su nieto ha supuesto una pequeña alegría dentro del núcleo familiar.

Las desgarradoras palabras de Ana Obregón en la despedida a su hijo

alex-lequio-ana-obregon

Tres semanas después de la muerte de Álex Lequio, la actriz se enfrentaba a un nuevo varapalo: moría Luna, la perra de su hijo. Un duro golpe que trajo consigo una demoledora despedida que ha encendido todas las alarmas. «Éramos una familia llena de amor. Siempre juntos los tres. Lunita te esperó varios meses a que volvieras a casa pero nunca lo hiciste. Sé que se ha ido de pena para poder estar contigo. Sé que ahora estaréis juntos corriendo a través de la eternidad. Pido cada noche que muy pronto pueda estar con vosotros y volver a ser la familia que éramos para siempre. No sé cómo decirlo. Aquí abajo me siento huérfana de hijo y de mi mejor amiga. Os echo infinitamente de menos», escribía rota de dolor Ana Obregón en su perfil de Instagram junto a una imagen en la que aparecían los tres de lo más felices.