La mujer de Kiko Rivera ha respondido al un episodio que tuvo lugar en Cantora y que Mila Ximénez ha sacado a la luz.


Irene Rosales se ha visto envuelta en el conflicto entre Kiko Rivera y su madre, Isabel Pantoja. La mujer del DJ se ha mostrado como su mayor apoyo y aunque quiere mantenerse en un estricto segundo plano, lo cierto es que no puede evitar dar el último parte sobre el estado de su marido durante sus apariciones en ‘Viva la vida’. Un día después de que se cuestionara su papel dentro del conflicto familiar, la colaboradora se ha querido sincerar y ha hecho una clara declaración de intenciones.

Instagram

«Creo que está jugando a un doble juego que no… Aunque en directo no lo mostró, a mí me han contado que durante la publicidad no paraba de sorprenderse con los nuevos datos que iba conociendo sobre Isabel Pantoja. No está dejando en buen lugar a Kiko Rivera», eran las palabras de Mila Ximénez durante ‘Sábado deluxe’ las que han puesto en el disparadero a Irene Rosales.

Ante esto, la mujer de Kiko Rivera ha vuelto a mostrarse muy diplomática y ha dejado claro que nunca va a salir de su boca una mala palabra sobre la tonadillera puesto que le guarda respeto por ser la abuela de sus hijas. Así, Irene Rosales hace hincapié en que su papel se basa en apoyar al interprete de «Así soy yo» y permanecer a su lado puesto que es su marido.

Por otra parte, aunque entiende que se cuestione su comportamiento, Irene Rosales hace hincapié en que se encuentra en postura muy complicada: «A mí nadie me va a echar nada en cara, no voy a despotricar a la madre de mi marido. Yo no le diría nada, tiene que salir de ella, he tenido ganas de llamara, pero no».

Irene Rosales saca las garras por sus hijas

@riverakiko

A pesar de mostrar su lado más diplomático, lo cierto es que Irene Rosales se ha mostrado muy tajante a la hora de hablar de sus hijas, Ana y Carlota. En concreto, fue durante la emisión de ‘Sábado deluxe’ cuando Mila Ximénez compartió con la audiencia un episodio que había sucedido en Cantora. «Al parecer, un día llevaron a las niñas para que estuviesen con su abuela, ya que ella nunca va a verlas, y cuando Kiko e Irene quisieron irse a tomar algo, Pantoja dijo que a ella no le dejaban a las niñas mientras ellos se iban por ahí. Si yo fuese ella, no hablaría así de Pantoja», contaba la colaboradora.

Ante esto, Irene Rosales ha intentado justificar el comportamiento de su suegra y ha hecho hincapié en que no recordaba esa historia, aunque comprendía que la de ‘Idol Kids’ no quisiera quedarse con sus dos hijas puesto que ella tiene a otra persona que cuidad en la finca. Sin embargo, la justificación de la mujer de Kiko Rivera no ha sido bien recibida por el resto de compañeros que han insistido que en Cantora hay más personas que podrían estar al cuidado de doña Ana (madre de Isabel Pantoja). Esto ha provocado que para zanjar la cuestión Irene Rosales lanzara un contundente mensaje con un claro destinatario: «Quien no quiera estar con mis hijas, se lo pierde«.