Mario Vargas Llosa ha estado dos semanas viviendo en su céntrica casa de Madrid. Sí, decimos “ha estado” porque, tras darlo a conocer en exclusiva SEMANA, el premio Nobel ha vuelto este jueves a la mansión de Puerta de Hierro de Isabel Preysler. Pero es un hecho demostrado por esta revista que el escritor peruano ha estado instalado en la casa que compartía con su exmujer Patricia Llosa durante las últimas semanas. Solo hay que ver las imágenes publicadas este miércoles de varios días, en las que se le ve saliendo de la casa a las 7 de la mañana para ir a pasear y volver un par de horas después. Algo que es tal cual por mucho que tanto él como Isabel Preysler hayan negado. Claro, que también han negado una crisis sentimental, algo que esta revista nunca ha dicho. Ellos sabrán porqué han desmentido algo que no se ha publicado.

Así, tras conocerse que se había trasladado a vivir a su casa de soltero, Vargas Llosa ha decidido volver a la casa de Preysler. Y allí se ha dejado ver saliendo y entrando de la mansión de Puerta de Hierro. Con su bastón y a paso ligero, el premio Nobel entra por la puerta principal y recoge el periódico que habían dejado previamente en el suelo, eso sí, sin querer hacer declaraciones al respecto.

Mario Vargas Llosa
Gtres

Mario Vargas Llosa ha estado durmiendo casi dos semanas en el piso que tiene en Madrid, lo que implicaba que ella e Isabel Preysler vivieran separados. Desconocemos los motivos por los que lo ha hecho, pero así ha sido. Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler han vivido en diferentes casas durante días, siendo ahora cuando el escritor se ha dejado ver entrando en la casa de su pareja. Vestido con ropa cómoda, con una sudadera dado la baja temperatura de la mañana y con unos guantes, Vargas Llosa volvía tras un paseo matutino.

Puede que Mario Vargas Llosa se haya tomado estos días fuera de la casa en la que ha residido estos años con Isabel Preysler para escribir un libro, quién sabe. Lo que sí se sabe es que cuando abandonaba la casa en la que estaba instalado no llevaba consigo ninguna pertenencia, tal y como podrás comprobar si adquieres el último número de SEMANA. Esta información es la misma que han dado sus vecinos, quienes mantienen que el escritor ha estado viviendo en la que era su casa y que no se ha escondido. Quien también ha sido vista en los alrededores de este piso de su propiedad es la hija de Mario Vargas Llosa, Morgana, que ha venido para visitar a su padre justo cuando acapara todas las miradas. 

Mario Vargas Llosa
Gtres

Durante este tiempo Isabel y Mario se han comportado con normalidad y han acudido a varios eventos en compañía del otro, lo que no hacía sospechar este cambio puntual de domicilio. El literario ha cambiado de planes tras la exclusiva de SEMANA y habita de nuevo en la casa de Isabel, donde reside desde hace años. Vuelve a tener así todas las comodidades que posee la preciosa casa de la reina de corazones: 2000 metros de casa y 5000 de parcela.