«Noto una curva ligeramente sospechosa», ha indicado la influencer a través de varios selfies en los que aparece mostrando su barriguita.


María Pombo está pasando por una de las etapas más dulces de su vida después de que anunciara que está esperando a su primer hijo, fruto de su relación con Pablo Castellano. La influencer rebosa de felicidad y desde que se hubiera pública la buena nueva no para de compartir bonitos momentos, como la reacción de sus familiares y amigos a la noticia.

Tan solo una semana después de desvelar que está embarazada, María Pombo no ha dudado en publicar a través de sus redes sociales varias instantáneas en las que la vemos presumir por primera vez de su incipiente tripita. “Me estáis diciendo mucho que enseñe la tripa pero no tengo. Tengo un poco, sí que noto como si tuviese la regla, pero tripa no tengo”, indicaba.

Poco después, María Pombo compartía una serie de selfies en los que, tal y como explicaba, según su pose se le notaba más o menos. «Noto una curva ligeramente sospechosa«, indica señalando con una flecha hacia su barriguita. Sin lugar a dudas, el cuerpo de la influencer está cambiando y tal y como ella misma contó ya está sufriendo algunos malestares y náuseas.

Tras publicar esas imágenes, María Pombo aseguraba que le parecía una auténtica maravilla «tener la suerte de crear algo así«, en referencia a unas imágenes en las que aparecía unas imágenes en las que se comparaba el tamaño actual del feto y cómo iba a evolucionar.

Y es que la influencer está viviendo esta dulce espera de la mejor de las maneras y está haciendo partícipe a sus seguidores de cada paso que da como futura madre. Tanto es así que la joven ha publicado un emotivo vídeo en el que podemos ver a toda su familia y amigos reaccionando a la feliz noticia. «Ojalá hubiera podido grabar a todas las personas que me faltan en este vídeo pero la emoción nos pudo«, describía sobre las imágenes en las que hemos podido ver de todo, desde risas, pasando por lágrimas, hasta gritos de emoción.

El plan que ha unido a María Pombo y Laura Matamoros por las calles de Madrid

Aún no saben el sexo del bebé

A la salida de su residencia familiar, María Pombo y Pablo Castellano no podían ocultar su  felicidad. Con una sonrisa de oreja a oreja, la joven de 25 años aseguraba que estaban muy contentos con esta gran noticia. En concreto, la pareja, que se dio el «sí, quiero» en una boda de cuento de hadas el pasado verano, ha explicado que aún no saben el sexo del bebé, aunque no le dan importancia y reconocen que solo les importa que «venga sano».

La futura mamá insistía en que, a pesar de que es muy pronto, tienen algún que otro nombre en mente para su futuro bebé: «Tenemos muchas opciones«. Además, una ilusionada María Pombo ha dejado claro que a ambos le encanta los niños y que les gustaría formar una familia numerosa, aunque ahora mismo están centrados en el bebé que viene. «Primero esto y luego ya veremos», afirma entre risas la influencer. Asimismo, insiste en que ya ha tenido «algún que otro antojo» y que irá informado de cómo avanza su estado de gestación.

El broche de oro a su relación

La ‘influencer’ se encuentra ya en el tercer mes de embarazo y la noticia les ha llegado justo cuando se encuentran en plena mudanza a su nueva casa. Ella misma ha querido compartir la noticia en su Instagram, donde cuenta ya con más de 1,4 millones de seguidores. Con un emotivo vídeo, María ha escrito: «Llegas para alegrarnos la vida ?? Y aunque me hubiera gustado esperar un poco más para daros la noticia… ESTAMOS FELICES de poder contaros que nuestra familia crece y que dentro de poco seremos uno más! ❤️ @pablocastellano86 No has nacido y ya te queremos ✨??», escribía muy emocionada.

En la publicación que ha compartido anunciando la buena nueva, aparece María Pombo en el momento en el que escucha por primera vez los latidos de su bebé. La ‘influencer’ no puede evitar las lágrimas y la emoción al escucharlos y mira a Pablo, que está grabando el momento con su móvil.