María José Cantudo vivió el pasado fin de semana uno de los días más especiales de su vida al asistir a la boda de su hijo en El Escorial.


María José Cantudo ha vuelto a un plató de televisión para hablar de una noticia que le hace mucha ilusión contar. La actriz ha vivido un día muy especial cuando su hijo Manuel celebró su boda. «Yo empecé aquí y es mi casa», empieza diciendo en el plató de ‘La hora de la 1.

«Normalmente no hago exclusivas, le he pedido permiso a mi hijo, porque él no quiere salir. Es consciente de que le debemos mucho a la prensa. Nació y salió en la prensa, hizo su comunión y salió en la prensa. Ahora se ha casado y también he querido contarlo», decía emocionada tras vivir un gran momento.

Su hijo Manuel se dio el ‘sí, quiero’ el pasado sábado en el Escorial. En una de las imágenes del día del enlace, el hijo de María José Cantudo aparecía al lado de un coche antiguo, donde se desplazó. Ahora la actriz explica qué le llevó a ir en ese vehículo: «En recuerdo a mi boda, mi hijo se ha casado con un coche antiguo. Me emocioné mucho». desvela.

María José ha querido compartir con todos el momento más especial que vivió en la ceremonia de su hijo: «Mi hijo me puso una canción que su padre me hizo, ‘La vida en rose’, pero con una letra diferente. Mi sobrinita decía que pobre yo que se me había muerto el marido. Era el padre de mi hijo y lo sentí mucho. Me derrumbé, estuve aguantando toda la ceremonia pero no pude más», explica emocionada.

«Misión cumplida»

María José Cantudo tuvo a su hijo Manuel en 1974, fruto de su matrimonio con Manuel Otero, del que se separó en 1978. Ahora ha podido estar presente en la boda de su hijo, al que tuvo que criar sola, con la única ayuda de su familia: «Me ayudaron mucho mis padres y mis hermanas a criarlo. A mi hijo lo he sacado adelante, pero por nada en particular», dice.

Retirada de los medios

A pesar de que se ha decantado por llevar una vida más detrás de las cámaras, María José Cantudo no duda en aceptar invitaciones a los diferentes programas de televisión. Eso fue lo que hizo, precisamente, el pasado mes de octubre, cuando acudió al plató de ‘Aquellos maravillosos años’, donde le contó a Toñi Moreno cómo es su vida, retirada del cine y del teatro.

Nada más comenzar la entrevista, la de Andújar le regalaba un increíble titular a la periodista. «Llevo 16 años y medio sin tener sexo». A sus 69 años, la artista se ha mostrado muy sincera al hablar de su vida personal. No tiene pareja, ni le interesa tenerla. La reacción de Toñi no se hizo esperar: «Son 16 años y medio. ¡Tenemos que espabilarnos!», le decía, entre risas.

La andaluza recordó sus inicios en Madrid, tras abandonar su pueblo natal a los 15 años. Empezó a ganarse la vida a principios de los setenta haciendo fotonovelas: «Tenía que trabajar. Estaba estudiando arte y decoración». Y con tan solo 18 años protagonizó el primer desnudo integral del cine en España en la película «La Trastienda» con 18 años. «Entonces Manolito tenía 18 meses», ha relatado. El filme se iba a lanzar fuera de España, pero la muerte de Franco, en 1975, hizo que la cinta pudiera verse en nuestro país. «Muere Franco y ya se puede ver el felpudo de la Cantudo».

María José Cantudo ha contado en ‘Aquellos Maravillosos Años’ que no legó a vender su lujoso piso de la calle Serrano de Madrid y que fue víctima de una estafa. «No la he vendido. Me enamoré de una casa que es donde vivo ahora mismo, pero me engañaron. Creo en los demás y me metieron un palo gordo. Al cabo de dos años me dijeron que la casa no era mía. Era de una quiebra. Me engañaron y perdí mi casa». Y eso que había venido otra propiedad en Monte Esquinza para afrontar la reforma y la compra. Afortunadamente, una persona «muy importante» cuya identidad no ha querido revelar, la ayudó a resolver la estafa de su casa.

Nacida en el seno de una familia humilde, la actriz es la mayor de cinco hermanos. A lo largo de su carrera, sobre todo al principio, lo que más le importaba es cómo su trabajo podría afectarle a su familia. Ser actriz en los setenta no era un trabajo bien visto. «Imagina lo que era eso en un pueblo. He sido una mujer muy moderna, muy abierta, pero soy una chica de pueblo», ha señalado. También ha contado que en sus primeros años quemaron el ascensor del edificio donde vivía. «Tuve muchos problemas».