María Ángeles Grajal ha llegado a España procedente de Bogotá, Colombia, donde fallecía el pasado fin de semana su marido, Jaime Ostos.


Después de unos días muy duros, María Ángeles Grajal ya ha aterrizado en España procedente de Bogotá, Colombia, donde fallecía el pasado fin de semana su marido, Jaime Ostos, a causa de un infarto. La mujer del torero fallecido ha tenido que pasar unos días allí para resolver el papeleo pertinente, pero ha aterrizado este miércoles en el aeropuesto de Barajas de Madrid con las cenizas de Jaime.

En el aeropuerto le esperaban su hijo, Jacobo Ostos, y otros familiares y varios amigos. Como no podía ser de otra manera, María Ángeles, que llegaba vestida totalmente de negro por el luto, se ha roto al abrazar a los suyos. A pesar de que estaba oculta bajo la mascarilla, su rostro mostraba lo destrozada que está ante la muerte repentina de su marido.

Vídeo: Europa Press.

Su hijo, que estaba en España cuando se enteró de la muerte de su padre, no ha dudado en abrazar a su madre a su llegada. Ambos se han roto y no han podido reprimir las lágrimas. Han permanecido un rato abrazados antes de desplazarse hasta el coche y volver a casa.

María Ángeles se reecuentra con su hijo tras la dura pérdida

María Ángeles Grajal aeropuerto
© Gtres.

Unas horas antes de coger el avión que le traería de vuelta a España, Mari Ángeles Grajal ha ofrecido sus primeras declaraciones tras la muerte de su marido. Se ha confesado acerca de cómo afronta su duelo y es que, además de su fallecimiento, ahora deben ocuparse del traslado de los restos, que permanecían hasta este pasado martes en Colombia.

“No tengo palabras. Estoy destrozada. Era mi vida”, decía la esposa del torero. No es capaz de conciliar el sueño y trata de apoyarse en sus más íntimos, esos con los que han pasado las Navidades cuando Jaime estaba bien y los cuales, por cierto, ahora no le están soltando de la mano. “Mari Ángeles está mal, muy triste y casi sin dormir. Nosotros la acompañamos a España para que no haga el viaje sola. Somos su familia”, decía su gran amiga, Ivette Uhia, quien está junto a ella. Este es sin duda el vuelo que jamás hubiera querido hacer la familia y así lo ha revelado: «Es el viaje más duro de mi vida».

Ha sido el vuelo más duro al que se ha enfrentado en su vida

María Ángeles Grajal hijo
© Gtres.

Estas palabras concedidas a ‘Vanitatis’ explican el trance que atraviesa Mari Ángeles Grajal tras el infarto que sufrió Jaime Ostos a los 90 años. Aunque es cierto que su salud era delicada, habían vivido unas navidades de ensueño en Colombia, un periplo que siempre permanecerá en su memoria. “Eran unas navidades preciosas que celebramos en Cartagena, invitados por nuestros íntimos. Y Jaime, el más animado. Los amigos nos pedían que bailáramos sevillanas y si yo era un poco reticente, Jaime me insistía: “Venga Mari Ángeles”. En Barú (islas del Rosario), donde hicimos una excursión, disfrutó muchísimo. Y el viernes ya en Bogotá, estuvimos en la plaza de Santa María, donde tuvo unas tardes maravillosas y vimos el hotel donde se quedaba cuando toreaba”, contaba su mujer.