Europa Press

Manuel Díaz se pronuncia sobre la vuelta a los ruedos de su padre, Manuel Benítez ‘El Cordobés’

El torero no descarta torear con su padre, que a sus 85 años ha anunciado que volverá a enfundarse un traje de luces.

Este martes, Manuel Díaz «El Cordobés’ y su mujer, Virginia Troconis, han asistido la fiesta celebrada por la revista ‘Elle’ con motivo de su 75 aniversario. Allí, el torero ha respondido sobre la posible vuelta a los ruedos de su padre.

El pasado 20 de octubre, el diestro Manuel Benítez El Cordobés mostraba dispuesto a reaparecer sobre el albero para torear un festival a beneficio de la lucha contra el cáncer en la plaza de toros de Córdoba. A sus 85 años, el matador explicaba en un acto de la Tribuna en Defensa de la Tauromaquia, celebrado en la Fundación Cajasol, que no tendría reparo alguno en volver a ponerse un traje de luces. «Yo no tengo inconveniente, si hace falta, en un festival para el cáncer en Córdoba«, decía. Y aseguraba que la «edad no tiene nada que ver» porque está hecho «un chaval».

Manuel Díaz no descarta torear algún día junto a su padre

Ahora, su hijo ha dado su opinión sobre su voluntad de su progenitor de ponerse delante de un astado. «Hablé con mi hermano Julio y le dije: ‘Oye que el bicho está aquí otra vez, que el genio dice que vuelve a torear. Por qué no toreamos los tres juntos? ¿Sería bonito no?», ha admitido.

Manuel Díaz no pierde la esperanza de estrechar lazos con su padre. Aunque éste siempre le ha cerrado las puertas, él no desiste en su idea de poder compartir una relación como padre e hijo que son. Si encima fueran capaces de torear juntos sería un sueño hecho realidad. Porque si algo ha hecho durante toda su vida ha sido buscar un acercamiento con su padre. «Que ya él dejase de torear con sus dos hijos al lado, uno al izquierda y el otro a la derecha. Eso sería genial», ha confesado. Y aunque no pierde la fe de cumplir tan soñado anhelo de compartir cartel con él, la decisión final en manos de su padre. «Por mi parte sí. El balón está en su tejado», ha sentenciado.

«Vivo en el presente», dice el diestro

A sus 53 años, Manuel Díaz tiene claro que en lo relacionado con su padre no desea sufrir. Atrás quedan las heridas del pasado. Si surge un contacto, bien. Pero si este no se produce no perderá el sueño. En este sentido, ha dejado claro: «Yo vivo en el presente. Tengo que ser padre mucho tiempo y estar al lado de mis hijos».

A Manuel no le falta el apoyo de su mujer, de sus hijos, ni el de uno de sus hermanos. Poco después de conocerse la resolución judicial que confirmó su parentesco con Manuel Benítez tuvo lugar su primer encuentro con Julio Benítez. El encuentro tuvo lugar en Palma del Río (Córdoba), localidad natal de su padre. Allí pudieron entablar conversación y establecer las bases de una amistad que dura hasta hoy. A día de hoy mantienen contacto frecuente y hasta han llegado a compartir cartel.