La madre de Alba Carrillo cargó contra Fonsi Nieto: "Nos tiene asfixiadas", dijo entre lágrimas


La de este martes no fue una noche fácil para Lucía Pariente. Su hija, Alba Carrillo, se enfrentaba a uno de los momentos más difíciles de Gran Hermano Vip, hacer su curva de la vida, y en algunos puntos de esa curva, ni Lucía ni Alba pudieron reprimir las lágrimas.

5Lucía estalla

Especialmente duro para la modelo fue hablar de su ruptura con Fonsi Nieto, padre de su hijo, y de su posterior guerra judicial. Alba aseguró que creía que una reconciliación entre ellos es posible, pero no dudó en acusarle de mantener una actitud «injusta» con ella.

4El mensaje

Por su parte, Lucía Pariente, no pudo evitar la emoción al ver a su hija narrando esa parte tan delicada de su vida y, en un momento dado, estalló. «La curva de la vida me ha jorobado un poquito porque nosotras estamos siempre en la cuerda floja«, empezaba diciendo. La madre de Lucía parecía hablar en clave, pero todos interpretaron que su mensaje estaba dirigido al ex de su hija, Fonsi Nieto, con el que actualmente Alba se enfrenta en los juzgados.

3La guerra con Fonsi

«Nosotras nos fuimos a ‘Supervivientes’ y cometimos el error de ir juntas y perdimos un posicionamiento que es el por el que nosotras trabajamos y vivimos», dijo Lucía. Pariente se refería a la guerra que Fonsi inició con Alba justo después de que la maniquí volviera de Honduras.

2«Nos han quitado libertad»

«¿Pero tú crees que lo que ha dicho tu hija en la curva de la vida la pone en peligro?», preguntó Jorge Javier a Lucía. «En Supervivientes tampoco se podía poner en peligro nada y mira lo que pasó. Vivimos con miedo y nos ha restado mucha libertad muchas cosas. Nos hemos sobreexpuesto por una rabieta y ahora vivimos con miedo, bueno, con miedo no, con pánico. Pánico a perder lo único que merece la pena en esta vida. Yo no voy a saber vivir si no veo todos los días a quien tengo que ver», siguió diciendo la madre de Alba muy emocionada.

1«Me veo asfixiada»

Para terminar, Lucía dijo entre lágrimas: «Yo ya trabajé y luché por lo que me correspondía cuando tuve que hacerlo y llegar ahora, a los cincuenta y tantos, y verme asfixiada por alguien, pues no lo entiendo. Mi hija ha dejado hasta trabajos para que no le quiten lo que único que tiene en esta vida y ya está bien».