La colaboradora disfruta de unos días de descanso en Ibiza con su marido Charly en un impresionante yate que fue propiedad de un sobrino de Amancio Ortega.


Lydia Lozano está disfrutando de unas exclusivas vacaciones en el mar. Pero en estos días de merecido descanso no están siendo nada convencionales. La colaboradora de ‘Sálvame’ y su marido, el arquitecto Carlos García-San Miguel, más conocido como Charly, son invitados en un exlusivo barco valorado en 7 millones de euros que ha atracado en Ibiza y en cuya cubierta lo han pasado estupendamente.

Un barco de 49 metros de eslora que fue propiedad de un sobrino de Amancio Ortega

 

La pareja está pasando unos días a bordo del ‘Tumberry‘. Con 49 metros de eslora, se trata de uno de los barcos en activo más grandes y lujosos de nuestro país. El barco en el que la periodista y su esposo surcan las aguas del Mediterráneo perteneció en sus orígenes al empresario Fernando Fernández Tapias. Durante el tiempo que el marido de Nuria González fue propietario del navío invitó a numerosos rostros conocidos, desde Isabel Preysler al matrimonio formado por José María Aznar y Ana Botella. El vigués y su mujer llamaron al yate ‘Nufer’, una palabra elegida de manera muy especial, ya que está compuesta por las primeras sílabas de sus nombres (Nu-ria y Fer-nan-do).

Fernández Tapias terminó vendiendo el yate a Juan Carlos Rodríguez Cebrián, sobrino político de Amancio Ortega, el magnate propietario del imperio Inditex. El empresario coruñés lo rebautizó como ‘Tumberry’. En 2015 lo vendió a un empresario chino que le ha dado un lavado de cara y lo ha cambiado por completo.

Lydia Lozano y su marido han cumplido 30 años de matrimonio

Lydia Lozano y Charly, que el pasado mes de junio celebró los 30 años de su matrimonio, han tomado el sol en la zona de ‘solarium’, dotadas de estupendas tumbonas. También han navegado por las costas de la isla pitiusa. Eso sí, lo han hecho durante el día. Por la noche dejan el barco para dormir en el apartamento que han alquilado cerca del puerto. El yate cuenta con cuatro camarotes con baño, dos suites, cocina, comedor, sala de juegos, lavandería y varios salones privados para fiestas y reuniones. Imposible aburrirse en un lugar como éste… Navegar en este barco cuesta más 6.000 euros por día.

Son días de ensueño para Lydia Lozano y Charly, que renovaron sus votos matrimoniales en 2015 con una ceremonia balinesa ante unos 100 invitados. En su ‘reboda’ dieron especial protagonismo al naranja, el color favorito de Lydia. Ella lucía un vestido de su tonalidad favorito, mientras que él llevaba una flor de este color en la solapa de su chaqueta.