Lulu Figueroa Domecq, muy afectada, ha acudido a dar el último adiós a su abuela.

Lulu Figueroa, que es pintora e ‘it girl’, ha acudido a la clínica San Francisco de Asís de Madrid, donde se ha instalado la capilla ardiente. Acompañando a Lulu se encontraba su marido, el historiador Adirán Saavedra, con quien se casó el 3 de septiembre del año pasado en Jerez de la Frontera. Un enlace que estuvo empañado por la ausencia de su padre, Álvaro Figueroa, conde de Romanones, que se encontraba convaleciente de un ictus, y su abuela, la irrepetible Aline Griffith.

María Aline Griffith Dexter, nombre completo de la aristócrata nació el 22 de mayo de 1923 en Estados Unidos y su vida es propia de una leyenda. Sus primeros pasos los dio como modelo, posteriormente estudió Periodismo y a los 20 años decidió ingresar en la Office Of Strategic Services, que puede considerarse la predecesora de la CIA. Una trayectoria fascinante para una mujer de su época.

https://www.semana.es/aline-griffith-condesa-romanones-ha-muerto-los-94-anos-20171212-001059215/

Aline Griffith fue destinada a España como agente operativa asistente de cifrado para la OSS durante la Segunda Guerra Mundial. Fue aquí donde se casó con Luis de Figueroa y Pérez de Guzmán el Bueno, conde de Quintanilla, que posteriormente se convertiría en el conde de Romanones. El matrimonio tuvo tres hijos, Álvaro, que se casó con Lucila Domecq (padres de Lulu Figueroa Domecq); Luis, que se casó con la princesa Theresia zu Sayn-Wittgenstain-Sayn, y posteriormente con María Inés Bárbara Márquez y Osorio; y Miguel.

En los años 60 comenzó una carrera de escritora con novelas de espías ambientadas en la época en la que ella ejerció esta profesión. En 2010 escribió sus memorias, ‘El fin de una era’.

La ‘it girl’ escondía su tristeza tras unas gafas de sol negras.