Sofía Suescun y Kiko Jiménez han viajado hasta Marbella para descansar después de haber vivido el peor momento de su vida tras el robo que ha sufrido ella en su casa.


Sofía Suescun y Kiko Jiménez están disfrutando de un verano de lo más imparable. La pareja se encuentra desde hace unos días en los destinos preferidos de muchos rostros conocidos, Marbella. Desde allí no han parado de compartir los buenos momentos que están pasando en sus vacaciones más románticas.

Además de románticas, sus días de relax y desconexión están siendo de lo más lujosos. Y es que no han dudado en alojarse en uno de los hoteles más top de esta zona de Málaga. El hotel que han elegido tiene un amplio abanico de habitaciones, pero ellos han elegido quedarse en la más equipada y con las mejores vistas. La noche de hotel en esta habitación cuesta 581 euros la noche si eliges la opción de media pensión. Si solo quieres desayunar el precio baja hasta los 532 euros.

Sofía y Kiko se alojan en la mejor habitación del hotel

Tal y como ella misma ha mostrado a través de las redes sociales, la pareja se ha alojado en la mejor habitación del hotel, con un diseño actual, contemporáneo y atractivo. Amplia y luminosa con terraza y unas excelentes vistas frontales al mar en el centro de Marbella y en primera línea de playa.

La habitación cuenta con una cama doble, desde donde Sofía ha compartido sus ratitos con Kiko. La habitación tiene unas vistas espectaculares a la playa, tiene un mobiliario donde predomina el blanco y una terraza amueblada, perfecta para disfrutar de la noche mientras miras el mar.

El resort en el que se están alojando Sofía Suescun y Kiko Jiménez está situado en la Costa del Sol y es un hotel reservado solo para adultos, con el objetivo de hacer a sus clientes una estancia de lo más agradable. Está situado en pleno paseo marítimo y a tan solo cinco minutos del casco antiguo de Marbella. Cuenta con todas las comodidades como gimnasio y spa.

Unas vacaciones tras haber pasado el peor momento de su vida

Sofía Suescun está cada vez más cerca de ponerle punto y final a su calvario, tras ser víctima de un robo mientras disfrutaba de sus vacaciones con Kiko Jiménez. La colaboradora de la televisión comprobó cómo los ladrones habían entrado en su casa, destruyéndola en su afán por encontrar objetos de lujo, equipos informáticos, material comprometido, 13.000 euros en efectivo e incluso hasta la ropa interior usada de la joven.

La colaboradora de televisión aún tiene el susto en el cuerpo, pero está feliz de poder confirmar que la Guardia Civil tiene cada vez más cerca a los ladrones. Mientras realiza infinidad de recados para poner su vida de nuevo en orden tras el robo, la estrella de los realities ha confesado que las autoridades que llevan su caso le han dicho que debe esperar para cantar victoria, dado que una vez recogidas todas las pruebas, entre ellas muchas huellas, lo más probable es que tarde o temprano logren detenerles.