Lucía Rivera no es muy dada a hablar sore su vida privada, pero en esta ocasión hace una excepción y revela algunos detalles íntimos


Lucía Rivera no es muy a dada a hablar de aspectos personales de su vida y está centrada en su carrera como modelo pero en esta ocasión ha hecho una excepción y nos ha hablado incluso del amor. Hay que recordar que la hija de Blanca Romero mantuvo una relación sentimental con el piloto de motos, Marc Márquez, durante más de un año y medio. La pareja tenía afianzado su noviazgo e incluso posaron juntos en alguna ocasión y fueron fotografiados juntos por las calles de Barcelona. Además, tanto la modelo como el piloto hicieron pública su relación a través de las redes sociales.

Lucía Rivera se abre en cuerpo y alma y revela detalles hasta ahora desconocidos de su vida

Tras su ruptura, Lucía guardó silencio. Ahora, aunque no se ha hablado directamente de ese momento tan complicado que pasó tras su separación sí que ha revelado lo difícil para ella que es volver a enamorarse. Además de revelar cómo es ella cuando está enamorada. La modelo ha aceptado el reto de ‘preguntas y respuestas’ y ha contado en qué punto se encuentra ahora a nivel personal.

Tal y como hemos dicho, mientras estaba en el aeropuerto esperando su vuelo a Gotemburgo, en Suecia, ha pedido a sus más de 150.000 seguidores que la distrajeran y ha respondido a las preguntas que estos le han hecho. Una de ellas ha sido inevitablemente el motivo por el que le cuesta mucho enamorarse: «Pues básicamente porque lo es. No me enamoro así como así, de un día para otro. No estoy por estar. Eso sí, como me enamore me hago la mujer más ñoña del mundo», ha explicado la propia Lucía.

GTRES

Esta es la táctica de la modelo para superar los días de bajón

Otro de las cosas que ha respondido es su táctica para superar los días de bajón: «¿qué haces cuándo tienes un día malo?», le han preguntado. A lo que ella ha respondido: «Me permito tenerlo. Me ha costado llegar a este punto. Pero es bueno permitirse sufrir y aceptar que tener días malos es necesario para tener días maravillosos«, comienza diciendo. Y añade que «hasta hace poco no sabía y no me permitía sufrir, y me hacía doblemente infeliz. Intento pensar también en todo lo bueno que tengo y si el motivo por el que tenga un día malo merece tanto la pena como todo lo bueno», sentencia.

A pesar de esa declaración, Lucía Rivera cómo se encuentra en este momento: «Pues dentro de que este momento no me permite hacer todo lo que me gustaría (viajar) considero que estoy en uno de los mejores momentos de mi vida», dice. «Muy estable emocionalmente, y en muchos otros sentidos. Rodeada de buenísima gente, que me cuida y me quiere un montón», explica.