Hace unos días Lola Ortiz perdió a su padre tras una batalla contra una larga enfermedad. La joven cuenta cómo se siente ahora


Hace unos días que Lola Ortiz, la que fuera concursante de ‘Mujeres y hombres y viceversa‘, contaba en las redes sociales que había perdido a su padre, quien batalló contra una larga enfermedad desde hace años. Aún así, la joven siempre ha asegurado que no había mantenido ninguna relación con él porque este no la quería ni la había aceptado desde pequeña. Aún así, no puede evitar el dolor en estos momentos tan complicados. Ahora, unos días después de la trágica pérdida se pronuncia al respecto y cuenta cómo se siente y cómo ocurrió todo.

El padre de Lola Ortiz falleció a causa de un cáncer de próstata

«Como muchos ya sabéis, ha fallecido mi padre por cáncer. Me apetece contaros cómo me encuentro. Él ingresó en el hospital y yo acababa de empezar el encierro en casa. Fue casi a la par. Le ingresaron porque él ha tenido cáncer de próstata desde hace mucho tiempo pero nunca se trató. Él no se quiso cuidar. Ahora ya ingresó grave. Altibajos, para arriba y para abajo», ha comenzado diciendo la que fuera concursante de ‘Mujeres y Hombres y viceversa’. «Yo no sabía como sentirme cuando ya pasó semanas desde que fue ingresado, pues yo me sentía muy rara. ¿Qué hice? Llamé a mi psicóloga. Después paré la terapia al entrar en la situación que estamos. Pero cuando pasó lo de mi padre la llamé diciéndole que me sentía rara, que no sentía nada. Siento la misma pena que podría sentir por cualquier persona que está en el hospital», ha continuado diciendo.

Necesitó ayuda psicológica porque no sabía gestionar las emociones

«Ella me decía “a ver Lola, es que es normal. Cada uno vive sus emociones acorde con las circunstancias, con lo que ha vivido con esa persona”. Claro, a mí esa persona me ha hecho daño. No sabía cómo gestionar el hecho de no sentir nada. Me sentía fría», ha asegurado Lola que no es la primera vez que confiesa su escasa o nula relación con su padre. «Yo con él siempre he sentido tanta rabia porque nunca me quiso y por todo lo que hizo. Por como llevó su vida y las malas decisiones que había tomado a lo largo de su vida. Ella me dijo que esto era normal. Llegó el día que me llamó mi hermana y me dijo que había muerto. Fue rarísimo. No lo llegas a asimilar en ese momento», ha explicado visiblemente muy emocionada por lo que acaba de contar.

Lola pasó la primera noche sola en casa y a pesar de que en un principio parecía que la cosa no le estaba afectando y se puso a ver series y películas, hubo un momento en que su mente cambió el chip. Así mismo lo cuenta ella: «Después llegó el momento en el que me hizo pum y me dio el bajón. Empecé a pensar en cosas, en recuerdos… y me dio un bajón. Empecé a llorar de rabia. No quería sentir esa rabia porque me parecía algo insensible. Yo no elegí que no me quisiera. A mí eso me creó un trauma. Fue como una rabia acumulada de toda la vida. No sabía controlar todo eso. Estuve llorando horas y horas y horas… Tuve todo tipo de emociones, todas negativas. Ansiedad, angustia, llorar, tristeza, rabia… de todo», ha continuado diciendo.