El DJ ha fichado como comentarista deportivo por Canal Sur Radio, pero su nuevo trabajo ha provocado la indignación de los usuarios de las redes.


Kiko Rivera tiene nueva ocupación profesional. Un puesto que compaginará con su labor como músico y Dj y que ha despertado una oleada de críticas en las redes sociales. El hijo de Isabel Pantoja ha anunciado este jueves que ha fichado para Canal Sur Radio, donde trabajará como comentarista deportivo.

El hijo de Isabel Pantoja comentará lo partidos del Sevilla FC

«En los tiempos que estamos viviendo hay que reinventarse y nosotros lo volvemos hacer 🚀⚡️ Hoy debuto en @canalsurradiotv de la mano de mis compañeros de #lagranjugada comentando los partidos de mi @sevillafc durante toda la temporada! ⚽️⚽️⚽️⚽️ Y qué mejor manera de hacerlo que viviendo otra final más✨✨ Así que vamos a por ese estreno y por esa final! 💥», escribía emocionado en su cuenta de Instagram.

El sevillano, que comentará los partidos en el programa ‘La gran jugada’ de Canal Sur Radio, se estrena con un partido muy especial para él, puesto que este jueves juega su equipo favorito, el Sevilla FC, con el Bayern de Múnich, en la final de la Supercopa de Europa a las 21.00 horas. Sin duda es un día emocionante para él, ya que es un apasionado del fútbol. Y aunque nunca antes había trabajado en un medio deportivo, sí ha participado en charlas y debates sobre el deporte rey. Sobre todo durante el confinamiento, cuando se puso en contacto con diversas personalidades para hablar del equipo que tantas pasiones despierta en él.

Su nuevo trabajo es totalmente compatible con su faceta como músico. Y además le permite ganar un dinero extra que le viene de perlas después de un confinamiento en el que tuvo que dejar de trabajar (y llegó a cobrar ayudas para poder tirar hacia adelante). Pero su nuevo fichaje no ha sentado bien a todos. En las redes sociales, miles de usuarios han puesto el grito en el cielo tras conocer la noticia de su trabajo en la radio. Y le han llovido las críticas y los comentarios de indignación ante este nuevo reto profesional.

«Pa’ morirse dos veces. Kiko Rivera es fichado por Canal Sur para su programa de @lagranjugadacsr. Será comentarista de los partidos del @SevillaFC a razón de 36.000€ por temporada (9 meses) 600€ x 2 horas de trabajo a la semana. ¿Moreno Bonilla no hay periodistas en paro?», se queja un usuario en Twitter. «Que haya gente que estudie periodismo y se lo curre mucho para que luego vaya gente como Kiko Rivera y tenga más oportunidades que otros es lamentable«, comenta otro. Por suerte, también se ha alzado alguna voz en su defensa. «De todos los famosos que presentan en cadenas públicas y privadas ¿cuántos son periodistas? A ver si ahora va a tener la culpa Kiko Rivera hasta del hambre en el mundo», sostiene otro usuario.

Las dificultades económicas de Kiko Rivera e Irene Rosales

irene rosales kiko rivera

Al margen del examen público al que ha sido sometido por su nuevo fichaje en la radio, lo cierto es que Kiko y su mujer nunca han tenido reparos en aceptar trabajos y colaboraciones que les ayuden a mantener a su familia. En abril de 2020, en pleno Estado de Alarma, el andaluz revelaba cómo el confinamiento había afectado a su economía doméstica, ya que lo pillaba «sin ahorros». «Tenía un verano estupendo de trabajo y nos iba a posibilitar empezar a poner colchón para mis hijas, comprarnos una casa… Pero ha llegado así», confesaba en las redes sociales. «He tenido que pedir la ayuda por ser autónomo. Esto me ha pillado muy jodido de pasta. Todo lo que he ganado en mis entrevistas y en Gran Hermano lo he utilizado para pagar mi deuda con Hacienda, que ya se ha acabado, gracias a Dios», añadía.

Por su parte, Irene Rosales ha explicado cómo compagina su trabajo en el programa de televisión ‘Viva la vida’ los fines de semana con su labor como ‘influencer’ para ganarse la vida. «Estoy teniendo bastante trabajo gracias a las redes sociales. No tengo un dinero para tener un colchón, pero sí tengo para un día a día y cubrir nuestros gastos», ha dicho. Asimismo, ha dejado claro que Kiko y ella «no estamos pasando por apuros económicos en estos momentos».