Fue el pasado 6 de junio cuando supimos del fallecimiento de María Concepción Spínola González, más conocida por Concha Spínola, madre de Miguel Báez ‘El Litri’. Esta moría como consecuencia de un paro cardiaco tan solo dos semanas de la muerte de su marido, Miguel Báez y Espuny. Este perdió la vida a los 91 años tras una larga lucha contra el cáncer. Ahora, los familiares y amigos de la familia han arropado al torero en la misa funeral que se ha oficiado en la capital en su memoria.

Acompañado de su mujer, Casilda Ybarra, El Litri ha accedido al templo con el rostro visiblemente serio. Son días de enorme dolor para el matador, quien ha perdido a sus padres con apenas dos semanas de diferencia. Nunca imaginó que estando de luna de miel con la empresaria iba a perder a su padre. Menos aún que a los quince días, se marcharía también su madre, de 75 años.

A la misa funeral de Concha Spínola han acudido rostros conocidos como la escritora Carmen Posadas, amiga de la familia, o Adolfo Suárez Illana, hijo del que fuera presidente de gobierno, Adolfo Sánchez. También se ha dejado ver Eugenia Martínez de Irujo, quien también es íntima a la familia. La duquesa de Montoro estuvo en el funeral de la madre de El Litri, que estuvo casada con su padre durante 55 años. Visiblemente afectada, la aristócrata fue al tanatorio para darle el último adiós y mostrar su apoyo a Miguel Báez ‘El Litri’. Allí confesaba que la muerte de Concha Spínola ha sido «una desgracia». Ahora, en este nuevo e íntimo encuentro, no ha querido dejar de lado a su amigo.

Eugenia Martinez de Irujo  during the funeral of Concha Spinola in Madrid on Tuesday, June 21, 2022.
GTRES

La misa en memoria de Concha ha tenido un carácter más íntimo que la despedida en el tanatorio. En esta ocasión ha habido menos rostros públicos que los que asistieron a su último adiós para darle el pésame al torero por la muerte de su madre. Según detallan personas del entorno del torero, este está devastado, sumido en una profunda tristeza. Aún le cuesta creer que se ha quedado huérfano de padres. Padres que, por cierto, vivieron una bonita historia de amor.

Miguel Báez y Espuny, padre de Miguel Báez El Litri, nació en la localidad valenciana de Gandía el 5 de octubre de 1930. Pronto se mudó a Huelva, donde hizo sus primeros pinitos en el mundo del toreo. Su padre era el conocido matador de toros Miguel Báez Quintero, -el primer Litri de la historia-, y hermano del malogrado Manolito. Vistió su primer traje de luces en Valverde del Camino el 17 de agosto de 1947. Se retiró de los ruedos en 1967. “Me retiré del toreo porque me enamoré. Encontré al amor de mi vida, mi mujer, y jamás me he arrepentido”, confesaría él mismo. Conchita Spínola, el amor de su vida, procedía de una familia acomodada. Hija del marqués de Mondéjar, con él tuvo tres hijos: Miriam, Rocío y Miguel. En 1987, el padre de Miguel Báez El Litri toreó por última vez y lo hizo por la toma de alternativa de su hijo en la plaza francesa de Nimes. Su fama fue tal que en 1960 se realizó una película titulada El Litri, donde se narraba la historia de toda la saga familiar.