¡Hola a tod@s, chicas y chicos! Primera salida de la semana y además fuera de Madrid. Los Reyes se encuentran en Navarra para celebrar el 25 aniversario del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria. Entre el enunciado poco atractivo (lo siento), el día gris ventoso y lo que abajo veo… En fin, que me he venido abajo.

Letizia
La Reina, junto a la presidenta de Navarra, Uxue Barkos.

Qué curiosa es la vida, ¿no? En el estreno de este conjunto, un total Felipe Varela, durante su viaje oficial a México en julio de 2015, a casi todo el mundo gustó mucho. El color marsala estaba de rabiosa actualidad, la falda lápiz convenció con su estampado floral, la blusita de tirilla lo mismo… Entonces, ¿por qué hoy lo percibo como un estilismo «desapacible»?

Letizia

Después de la «semana fantástica», que duró más de siete días gracias a continuados estrenos, atrevimientos varios, con peinados «bubble» y demás, nuestra propia «burbuja» tenía que estallar necesariamente. Hoy vuelta a lo de siempre, al más de lo mismo. 
Porque Letizia volvió a usar esta prenda después de aquella tarde mexicana, y claro, han pasado dos años, y el mundo poco más o menos que se ha vuelto loco y del revés. Definitivamente, la climatología tampoco ha ayudado a este estilismo. Un poquito de sol le hubiera hecho «brillar» más. 
Letizia en Mexico
En México Letizia lo combinó con sandalias de Magrit y bolso de Uterqüe. Y se peinó con un recogido trenzado.
Letizia
Letizia, con la melena al viento, ha recurrido a un comodín. Quizás es eso, que ha habido poco o nulo esfuerzo. ¡Si es que debe estar agotada! La presión de estar elegante y sorprender a la vez debe ser digna de un atleta de fondo. Y ella, por su posición, debe serlo. Pero por mucho yoga y comida sana, no hay cuerpo que resista.
Letizia
Lo que noto es que el maquillaje sigue yendo por la misma línea de estas últimas semanas, con tonos grosella en labios y ojos. Le sienta bien y ella debe verse muy favorecida. De momento, nada que objetar.
Letizia
La Reina ha elegido la archiconocida y megaodiada cartera de charol rosa de Felipe Varela (esto sí que es jugarnos sucio, ¡por favor!) y su sandalias de Lodi, que lució en la pasada Feria del Libro. En este estilismo me parecen lo mejor. Por lo demás, apuntar a esos pendientes de piedra roja (¿o rubí?), que permanecen en la oscuridad más misteriosa de las firmas.
Letizia
Letizia hoy no nos merece grande elogios o reparos. Ni booms ni impactos. Simplemente ha optado por la mesura. Menos la cartera, el conjunto sigue estando bien, pese a nuestro bostezo generalizado. A veces hay que frenar para tomar impulso de nuevo…
¿Qué nos estará preparando para sus próximas citas?
No dudéis de que algo se está gestando…
Letizia
P.D: Aprovecho para dar la bienvenida a los nuevos comentaristas, y saludo con cariño a los «viejos», incluida a nuestra querida Isabella (¡mucho ánimo!). Como siempre, respeto, humor, armonía y buenos alimentos. El juego lo marcamos nosotros mismos y se hace divertido entre todos. ¡Mil gracias!
Letizia
Hoy me despido con los Reyes de espaldas. Así vemos bien el estampado de la falda, y además es una bonita estampa. ¡Saludos!