La ‘influencer’ ha compartido unas imágenes de ella misma con un look deportivo que muestran la realidad de su cuerpo tres meses después de dar a luz.


Laura Matamoros lleva tres semanas siendo madre de dos hijos. Su hijo Benjamín nació el mismo día que su padre, Kiko Matamoros, cumplía años. Inmersa en unos días complicados de adaptación, la joven parece haber encontrado el momento perfecto para retomar el deporte después de un final de embarazo complicado, con muchas dolencias provocadas por la incomodidad de la barriguita.

«Mi rutina de gym empieza ya», ha escrito Laura Matamoros junto a un vídeo en el que muestra con un mono ceñido cómo está su cuerpo tras dar a luz. Poco a poco su cuerpo va recuperando la forma que tenía antes de quedarse embarazada. Ella misma desveló hace unas semanas que había engordado durante el embarazo 30 kilos, pero ya va perdiendo algunos.

Ahora que ya está más adaptada a la nueva rutina con dos hijos, Laura espera ya poder acudir al gimnasio para fortalecer los músculos de su cuerpo por las mañanas. Con el mono se puede ver la figura de Laura, que está a pocos meses de conseguir recuperar la forma. Ella ya había mostrado antes y durante el embarazo que tiene mucha afición a acudir a hacer deporte a un gimnasio, donde recibe los consejos de un entrenador personal.

Laura enseña su figura tres semanas después de dar a luz

Laura Matamoros posado
© Redes sociales.

Haciendo gala a su actividad en redes sociales, Laura ha querido siempre compartir todos los momentos de su vida. De hecho, nos hizo partícipe de su embarazo y también de los días posteriores a dar a luz. Ahora también está enseñando el proceso que está necesitando su cuerpo para volver a su ser. Pocos días después de recibir el alta, la joven enseñaba cómo estaba su barriga.

No dudaba en bromear con su vientre, que todavía estba muy hinchado: «No tengo nada y lo tengo todo», escribía. Desde un posado que se hizo ella misma en el espejo de su cuarto de baño podemos ver la barriguita que todavía tenía Laura. Aunque no era tan grande como la que tenía antes de dar a luz, ahora que no había bebé, la joven seguía luciendo un vientre hinchado. Toca esperar para que todo vuelva a su sitio poco a poco, algo que ha hecho ya su cuerpo días después.

Su barriga estaba presente días después de nacer su hijo

Laura Matamoros tripa hijo
Foto: Instagram

El hecho de haber añadido entre su rutina salir a dar paseos le ha ayudado a activarse. Su cuerpo lo ha notado y ya casi no tiene barriga. Solo ha tenido que esperar a la naturaleza para que su cuerpo fuera recuperando su forma. Ahora ya los paseos no son suficientes y va a añadir la rutina en el gimnasio para encontrarse mejor con ella misma.

No todo ha sido maravilloso durante la segunda maternidad

Laura Matamoros está encantada con la experiencia vivida con su segundo parto y es que ha encontrado importantes diferencias respecto al primero. Así lo confesaba tan solo unas horas después de dar a luz con un vídeo en el que se mostraba de lo más feliz, con el rostro radiante y asegurando que no tenía ninguna molestia habitual tras el esfuerzo que supone traer una vida al mundo, lo que incluso a ella misma la sorprendía. No obstante, una semana después parece que los estragos del postparto hicieron acto de presencia.

Una semana después de dar a luz, la influencer reconocía que no lo estaba pasando demasiado bien al haber experimentado ya las primeras complicaciones tras el parto. Si los últimos meses de embarazo vinieron acompañados de acidez de estómago y un gran agotamiento físico y mental, ahora tras dar a luz Laura hizo frente al doloroso contratiempo que supone sufrir mastitis, una dolorosa inflamación del tejido mamario que a veces viene acompañado de infección.