Laura Matamoros y su pareja, Benji Aparicio, han abandonado el hospital con su segundo hijo en brazos a primera hora de la tarde. Están radiantes de felicidad


Laura Matamoros y Benji Aparicio ya están disfrutando de los primeros instantes con su segundo hijo, el pequeño Benjamín, en la tranquilidad de su hogar. La pareja ha abandonado el centro médico a primera hora de la tarde. La influencer ha sido la encargada de portar al bebé en brazos, muy sonriente, como lleva desde que diese a luz este 27 de diciembre, día por cierto en el que también cumple años su padre, Kiko Matamoros.

La felicidad se ha instalado en la casa de Laura Matamoros y es que, como así aseguraba ella misma pocas horas después de convertirse en mamá, la experiencia con su segundo parto ha sido muy distinta respecto al primero. Eso no solo se desprende de sus propias palabras, sino también de la sonrisa que es evidente en su rostro al abandonar el hospital y encontrarse con los reporteros gráficos, incluso llevando la mascarilla. Sus ojos la delatan, lo mismo que sucede con el orgulloso papá, Benji, que a pesar de ser más discreto y querer mantenerse en un segundo plano, no dudó en posar feliz junto a su pareja y su nuevo retoño en un acto de presentación oficial del nuevo miembro de la familia.

Vídeo: Europa Press

A sus espaldas deja la clínica en la que ha confiado el nacimiento de su segundo hijo, de la que ha hablado maravillas por el trato recibido, que ha logrado hacer de este parto “una experiencia que repetiría todos los años”, como así decía ella horas después de dar a luz. “Todo ha sido increíble, súper bonito, alucinante”, decía feliz y recuperada casi en su totalidad tras el parto, algo que incluso a ella la sorprendía ante la ausencia de las habituales molestias.

Toca adaptarse a la nueva rutina

Ahora, a Laura Matamoros y Benji Aparicio les esperan días de cansancio, pero también de grandes momentos que difícilmente olvidarán, protagonizados también por su primer vástago, el cual parece encantado con la llegada de su hermano. De hecho, la feliz mamá ya ha contado cómo ha sido su primera toma de contacto y cómo el mayor se preocupó por su descanso: “Mis bebés se han conocido hoy. La cara de Mati ha sido alucinante. Decía: shhhh hablad bajito que se despierta el bebé o mamá, venga, ven ya a casa con mi hermanito”. Primeras ocurrencias que deshace a sus padres y que les hace reír a carcajada limpia y que será uno de los ingredientes clave de sus Navidades más especiales.