Aunque ahora Carmen Borrego esté felizmente casada, podría decirse que el amor es la gran asignatura pendiente de las Campos. Terelu Campos, en los últimos años, lo ha reconocido abiertamente, no quiere sufrir y por ello, de momento, prefiere no embarcarse en ninguna aventura amorosa. Lo que nadie esperaba es que la relación de María Teresa Campos y Edmundo Arrocet también hiciera aguas.

Siempre juntas

Fueron sus propias hijas las que el pasado fin de semana con un comunicado escrito por la matriarca anunciaban en ‘Viva la vida’, programa en el colaboran, que la relación entre su madre y Edmundo había terminado. Dicho comunicado rezaba lo siguiente: “yo, María Teresa Campos, quiero comunicar a través de este programa, algo relativo a mi vida personal. A lo largo de estos años, en mi relación sentimental con Edmundo Arrocet, se ha especulado en numerosas ocasiones con crisis y rupturas que eran infundadas. Por eso, ahora quiero ser yo misma quien os comunique que las relaciones duran más o menos en el tiempo, a veces, toda la vida, o casi seis años, como ha sido mi caso con Edmundo. Quiero manifestar, para evitar cualquier especulación, que nuestra relación se ha roto recientemente. También quiero pedirles a mis compañeros, y a las personas que me quieren, que, dentro de lo posible, me dejen vivir tranquilamente estos difíciles momentos que estoy pasando”.

Así ponía fin a una etapa, algo que ni a ella ni a sus hijas les resulta ajeno, pues la vida las ha puesto en varias ocasiones en la tesitura de tener que pasar página y seguir hacía delante. Eso sí, siempre juntas y siempre apoyándose, en los buenos momentos, pero sobre todo en los malos, en los que han demostrado que ante la adversidad no hay fisuras.