Kiko Rivera ha sido acusado de recaer en las drogas y él ha sido tajante. No solo mantiene que está limpio y explica por qué no aceptó la terapia de Sofía Cristo, sino que también se atreve a proponerse para hacer un test en directo para demostrar que no ha vuelto a las andadas


Se acerca una de las fechas más dolorosas para Kiko Rivera y es que el próximo lunes 2 de agosto no solo su madre, Isabel Pantoja, cumple años, sino que también marca el primer aniversario del día en el que toda su vida saltó por los aires. Su vida cambió radicalmente en la celebración del cumpleaños de su madre, al abrir una puerta y toparse con los enseres desaparecidos de su padre y que todos creían que habían sido robados. Después rascó más y comprobó que sus hermanos no eran los únicos perjudicados y esto derivó en su decisión de sentar ante un juez a su tío, Agustín Pantoja, y también a su propia madre. Un dolor que le hace vivir horas bajas a nivel personal y, con sus problemas anteriores, el temor de que pueda caer de nuevo en la adicción a las drogas contra la que aún batalla. Una peliaguda cuestión que se ha puesto sobre la mesa en los platós de televisión y que él mismo ha querido zanjar con contundencia, con la firme intención de que se deje de especular por dicha vía.

Un confidente anónimo se sentaba en el plató de ‘Sálvame’ sin mostrar su rostro y ocultando su auténtica voz para poner a Kiko Rivera de nuevo contra las cuerdas. Aseguraba que el hijo de Isabel Pantoja había rechazado someterse al tratamiento de desintoxicación que le había propuesto Sofía Cristo en directo. La promesa de ayudarle a superar su problema con la premisa de que ella misma ha luchado contra el mismo monstruo no convenció al Dj, que ha rehusado a participar en el proyecto de la hija de Bárbara Rey porque esta terapia le impediría atender a sus compromisos profesionales. Pero esta revelación del anónimo hizo que los colaboradores del programa se interesasen en si Kiko Rivera pudiera haber recaído en viejas costumbres. El confidente no quiso entrar en materia, lo que dejaba en el aire que así podría ser. Kiko, alertado con alimentar este tipo de especulaciones, descolgó el teléfono y tomó la palabra para responder con contundencia.

© Redes sociales.

Anabel Pantoja tuvo oportunidad de hablar con su primo sobre lo que se estaba comentando en plató. Parece que han retomado el contacto tras varias semanas enfrentados públicamente. Al menos no ha tenido reparos en dejar claro a su prima para que trasladase el mensaje al público de que “está limpio”, que no ha vuelto a dejarse seducir por las drogas y que el hecho de no participar en la terapia propuesta por Sofía Cristo no es sinónimo de que haya abandonado el proceso de recuperación de sus adicciones. Un mensaje que también quiso hacer llegar a través de Kiko Hernández, que tras hablar con él aseguró que “lo más importante de su vida son sus hijos, es lo que más le duele, que sus hijas vayan a un campamento, al colegio y le digan que su papá tal o cual”.