A sus 64 años, el colaborador ya tiene cita para pasar por el quirófano, será el 22 de junio.


No es un secreto para nadie que Kiko Matamoros ha pasado por el quirófano en más de una ocasión por temas estéticos. El colaborador ha reconocido gastarse un auténtico dineral con el único objetivo de mejorar su imagen. A sus 64 años, ya tiene fecha para su próxima operación. Será el próximo 22 de junio en su clínica de confianza donde se someterá a una marcación abdominal.  

Instagram

Él mismo explicaba que se trata de una liposucción donde te extraen la grasa y «te ponen una especie tubos externos. Y te dan la forma de tu abdominal y que la piel quede pegada y puesta en su sitio». Además, ha prometido mostrar el antes y el después: «Ya os enseñaré cuando me haga la marcación cómo ha quedado la historia». 

Como bien ha comentado se trata de una cirugía para aportar más definición a la zona del abdomen simulando los músculos. Para ello se extrae la grasa sobrante y se marcan los abdominales. Una operación para la que se requiere habitualmente anestesia general, aunque también se puede optar por local en ciertas circunstancias.

Kiko Matamoros

Una nueva operación que se unirá a otras muchas. Y es que el colaborador se ha sometido a varios retoques estéticos, más de once, algunos de los cuales han tenido como objetivo mejorar su rostro. Como cuando se hizo un lifting facial con el que recolocó su cara y rejuveneció notablemente. También en su día se sometió a una rinoplastia con la que afinó el perfil de su nariz y una otoplastia con la que mejoró la imagen de sus orejas. No solo se las pegó también se las recortó un poco. Una operación que ha confesado es «muy dolorosa».

Con el microblading, Kiko Matamoros consiguió que sus cejas lucieran más pobladas. También cambió el perfil de su rostro, marcando su mandíbula y rellenando la fosa de sus ojos. Además de haber corregido las arrugas alrededor de su boca. A pesar de que acostumbra a cuidarse combinando una buena alimentación con ejercicio de gimnasio de forma regular, también se ha sometido a una liposucción.

«Estoy contento»

Al hacer un repaso de todas las veces en las que ha pasado por el quirófano, el colaborador no podía más que exclamar lo siguiente: «Yo lo que estoy viendo es la pasta que me he gastado. Me estoy poniendo malo y me va a subir la tensión otra vez», ha bromeado. Eso sí, hacía balance y sentenciaba que «había merecido la pena. Estoy contento de cómo estoy. Me machaco mucho en el gimnasio y cuido la alimentación, pero es una ayuda. Hay pocos de 64 años que puedan decir que están como yo».