El colaborador ha calificado de «paletitos» a sus compañeros, muy críticos con la decoración de su palacete del siglo XVIII.


Este jueves, Kiko Matamoros ha respondido a las críticas que han hecho su compañero de su recién estrenada casa. Un palacete del siglo XVIII que han mostrado en infinidad de ocasiones a través de las redes sociales y al que se trasladaron el pasado mes de febrero. Equipada con muebles de diseño y con un estilo ecléctico, el nidito de amor del colaborador no es del gusto de todos. A sus compañeros de ‘Sálvame‘, desde luego, no les gusta nada la decoración.

Al colaborador le apasiona la decoración

«Respeto las opiniones de mis compañeros», ha comenzado diciendo. «Creo en la libertad de la gente de expresarse públicamente». Lo cierto es que los comentarios de sus colegas no le han sorprendido del todo. Porque considera que todos son unos «paletitos». Al menos, en materia de interiorismo. “Hay juicios que depende de quien los emita te pueden molestar o no”, decía. Asimismo, confesaba que le hubiera encantado estudiar Arte y Decoración, pero su padre no se lo permitió: «Era mi vocación». 

Telecinco

Lo que ha sentado verdaderamente mal al madrileño son las opiniones vertidas por una profesional del interiorismo. Alicia Mesa, experta en decoración de interiores, apuntaba el pasado miércoles que la casa de Matamoros es fría, que mezcla de manera excesiva algunos de elementos y que falta de un hilo conductor que haga de la casa un conjunto acogedor. Por ello no ha dudado en detallar el origen de toda y cada una de las piezas de mobiliario: «Le quiero dar una clase de decoración esta señora». Para él, la recreación que hizo el programa de su piso fue “un poco chusca” pero añadía que cada uno es libre de expresarse si hay algo que le “desagrada».

«Si la casa os da miedo, vivid en la casa de la pradera»

«Creo que la casa es muy top», insistía Kiko Matamoros. Hace apenas 24 horas, sus compañeros juzgaron duramente su sentido del gusto a la hora de decorar su palacete. «Yo me moriría de miedo en esa casa, yo soy muy rústica, muy de campo», confesaba María Patiño. A Miguel Frigenti le parece salida de ‘Insidious’ y la puntuaba con «un 4». A Belén Esteban tampoco le parece bonita ni funcional: «Un niño no se puede subir ahí para nada, le doy un 2,75». Solo a Paz Padilla y a Kiko Jiménez les resultaba de su agrado. «La casa me encanta, es un casoplón. Le doy un 9», señalaba el de Jaén. El colaborador no dudaba en responder de manera tajante a todas esas valoraciones: «Si decís que esa cada os da miedo, vivid en la casa de la pradera».