El colaborador de ‘Sálvame’ ha hecho hincapié en sus motivos para no ver el programa de Telecinco y se ha mostrado molesto con los que le tachan de «negacionista».


Un día antes de que se emitiera el último episodio de la serie documental de Rocío Carrasco, Kiko Matamoros confesaba que no había visto el programa, a pesar de comentar cada semana lo más destacado del mismo. Una revelación que Carlota Corredera no quiso pasar por alto en su visita a ‘Viernes deluxe’ y sobre la que hacía hincapié en mostrar su enfado con su compañero. Este domingo, el colaborador ha querido contestar a la presentadora de ‘Sálvame’ y ha vuelto a recalcar los motivos por los que no ha querido escuchar el testimonio de la hija de Rocío Jurado.

Instagram

«Que Kiko Matamoros ha dicho en este plató que Rocío Carrasco es mala madre y mala persona y cuando se va a emitir el último episodio diga que no lo ha visto, yo de verdad, ¿qué hago, me tiro al suelo?”, decía Carlota Corredera el pasado viernes de manera indignada. Ante esto, el colaborador de ‘Sálvame’ aseguraba en ‘Viva la vida’ que no quería hablar de sus palabras y ha rechazado que se le catalogue como «negacionista» puesto que «no he negado en ningún momento el sentimiento y el dolor» de la hija de Rocío Jurado.

Tras esto, Kiko Matamoros explica que tras ver el episodio cero de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ le produjo un profundo dolor que provocó que no pudiera seguir viendo la docuserie. «Me di cuenta de que vi el episodio uno y todavía estaba pensando en el cero. No pude dormir, pensé que me había podido equivocar en los juicios que había hecho, empecé a ver reacciones que no entendía, creo que hay determinadas sentencias que no da lugar a hacer juicios públicos», comenzaba a reflexionar.

Kiko Matamoros insiste en que no ha dado su opinión sobre el testimonio de Rocío Carrasco desde el desconocimiento puesto que todas las semanas se desgranaban las declaraciones más importantes tanto en ‘Sálvame’ como en ‘Viva la vida’. Ante esto, el tertuliano insiste en que «posiblemente» sí tendría que pedirle perdón a la madre de Rocío Flores, aunque no solo tendría que ser él. «A veces te das cuenta de que participas de un aquelarre que es abusivo e injusto porque no todos tienen los mismos elementos para defenderse. Me he comido un pastel que me han servido«, justifica.

Sin embargo, se ha mostrado muy crítico con Alonso Caparrós, quien preguntó a Carlota Corredera en ‘Viernes deluxe’ sobre su opinión acerca de su confesión. «Lamento muchísimo que sea un compañero quien provoque esa reacción, me parece poco solidario. He tenido con él bastante condescendencia, uno está acostumbrado a muchas cosas en la vida, yo ya sé como es él», insistía y señalaba las diversas traiciones que había propiciado el que fuera presentador de ‘Furor’ a diversos miembros de su familia e incluso a todo el clan Campos.

«Problemas personales», el motivo por el que Kiko Matamoros no ha visto el documental de Rocío Carrasco

Redes sociales

Cansado de que le tachen con negacionista, Kiko Matamoros ha insistido en que tomó la decisión de no ver el documental de Rocío Carrasco porque le removían varios sentimientos que creía haber dejado en el pasado. En concreto, el colaborador hacía referencia a los problemas que ha tenido con sus hijos y la mala relación que tenía con ellos hace unos años. «Sé lo que es un conflicto con mis hijos, sé las barbaridades que ha dicho mi hijo en un plató, sé lo que he llorado en un plató y en mi casa. Cuando veo una guerra pública entre padres e hijos no solo me produce rechazo, también me remueven cosas que tengo dentro», confiesa.

La pareja de Marta López ha echado la vista atrás y ha reconocido que la única meta que tenía en el pasado era mejorar la relación con sus hijos. Así, ha insistido que le hubiera gustado que su hijo hubiera tenido 15 años y haber llegado a las manos con él en vez de que este se sentara en un plató a hablar sobre él. «En la vida le voy a reprochar nada, sé lo que es eso y lo que es vivir con ese dolor», apostilla y se muestra derrumbado al pensar en la nula relación que mantiene con su hija pequeña, Anita Matamoros.