El colaborador ha hablado de los negocios del hijo de Makoke muchos de ellos malogrados tras la pandemia. Incluso ha desvelado cuánto llegó a facturar.


Kiko Matamoros ha hablado de los negocios de Javier Tudela en ‘Sálvame’. El motivo por el que lo ha hecho es que en su programa ha comentado del fracaso empresarial del hijo de Makoke en los distintos negocios que tenía. El joven, que desarrollaba actividades tan diversas como la distribución de cachimbas, la gestión de locales de hostelería o las labores como ‘influencer’, se ha visto perjudicado por el estallido de la crisis sanitaria. Al igual que le ha sucedido a numerosos empresarios de este país, el parón de 99 días del confinamiento ha afectado a su nivel de facturación.

«Se llevaba entre 6.000 y 8.000 euros para él solo»

© @javier_tudela14

«Me da mucha pena todo», ha admitido el colaborador en el programa de Telecinco. «Espero que le vaya bien el negocio por primera vez a Javierito, a Javier Tudela, porque es un local de su padre. Que le vaya bien de verdad y que tenga suerte», añadía. A continuación detallaba en qué consistían los negocios del joven. Incluso ha desvelado cuánto ha llegado a ingresar gracias a su maestría como ‘business man’. «Con las cachimbas le fue bien, pero le rescindieron el contrato una temporada».

«En Gunilla (un local de copas de Madrid) se llevaba entre 6.000 y 8.000 euros para él solo. Pero cambió la dirección del local y se acabó el chollo», añadía. Jorge Javier Vázquez se sorprendía al escuchar estas cifras: «Es muchísimo dinero para un chico de su edad», comentaba. «Si además vives en un chalet de 800 meteos en que no pagas un puto duro, tu padre es rico y te lo paga todo y te paga el yate, pues muy bien todo», apostillaba Matamoros.

Según el colaborador, otro de las actividades en las que Javier Tudela probó suerte fueron los negocios bursátiles: «Tuvo una cosa para invertir en bolsa». Pero no le fue demasiado bien: «Le duró tres meses».

«Se llevaba entre 6.000 y 8.000 euros para él solo»

© @javier_tudela14

Matamoros ha confesado que durante los 20 años que convivió con Javier Tudela (hijo de Makoke con Javier Tudela de la Concepción) se encariñó con él: «Yo le tengo cariño». Y es que lo ha visto crecer. Han estado junto a él «desde los 4 a los 24 años». Por eso no dudó en darle consejos profesionales. «Le decía algunas veces: ‘Con eso no vas a ningún lado, no tienes preparación para esto, haz lo otro».

La relación entre ambos comenzó a hacerse tensa cuando Javier se llevó a su novia a vivir en la casa que compartía con Makoke durante sus años de matrimonio. «A mí me metió su novia en casa sin decir nada… A partir de ahí empecé a pensar ‘qué cara tiene este tío’. En casa tuve dos broncas con él. Era muy sucio. Abría un yogur y dejaba la tapa del yogur en la encimera y a mí no me gusta vivir así. Makoke me decía que era su hijo y que si no le gustaba que me fuera». Otro de sus choques se produjo como consecuencia de la convivencia. «Estaban en el salón viendo una serie. Les dije: hala, iros de aquí, que estoy en el salón de mi casa».

El madrileño ha desvelado que Javier Tudela llevaba una vida muy cómoda mientras estuvo bajo el mismo techo que él: «Tenía una suite, con su habitación, su baño, su tele… Ha habido cosas que no he entendido. He tenido muchas broncas con su madre», manifestaba.

Después de que Kiko Matamoros hablaba de Javier Tudela, Lydia Lozano anunciaba unas palabras que le había hecho llegar el padre del joven en una conversación con él. «Dice que debería estar contento Matamoros de que Javier quiera tanto a su hermana que se quiere ir con Anita y les dejó el barco y que disfruten. Me ha comentado: ‘No sé por qué se cabrea si le dejo el barco a su hija».

Entonces, Kiko Matamoros ha recordado el porqué no traga al padre de Tudela. «Tu papá y tu mamá, querido, tuvieron múltiples conflictos cuando ni tú habías nacido, entonces, que se hayan llevado mal no ha sido culpa mía nunca, habrá sido de mamá, de papá o del espíritu santo”. Y contaba un episodio en el que «Makoke embarazada de Ana fue a llevar a su hijo de cinco o seis años. Se presentó el padre, que parece que había dormido poco. Se le cerró la puerta del coche y le aplastó la barriga. Creo que estaba de tres meses. Tuvo que ir al hospital y esperar al desarrollo del feto para ver que no tuviera consecuencias. Eso, entre otros hechos que sucedieron cuando yo no conocía a Makoke. Este señor fue condenado a 6 meses de cárcel y 3 años de alejamiento. Ahora me puedes denunciar donde quieras».