Kiko Matamoros ha dado el último adiós a su amiga y compañera de trabajo, Mila Ximénez, quien ha fallecido este miércoles a los 69 años.


Kiko Matamoros, al igual que el resto de compañeros de ‘Sálvame’, han dado su último adiós a la periodista. Fue justo hace un año cuando la colaboradora anunció en el programa vespertino la durísima batalla a la que se enfrentaba, una confesión en la que de nuevo se sintió apoyada y abrazada. En ese camino han estado muchos colaboradores, entre ellos, Kiko Matamoros, quien en esta lucha ha tenido para ella siempre palabras de aliento. Justo poco después de conocerse la noticia de su muerte, Kiko ha posteado una imagen en la que aparece junto a ella y Kiko Hernández con el único fin que de despedirse de ella. Una escueta, pero sentida carta que ha emocionado a todos los que la conocían, aunque fuera a través de la pantalla. «Adiós Mila. Gracias por tu cariño, tu complicidad y por tantas sonrisas robadas. Te echaré tanto de menos como te echaba en nuestros peores momentos; aunque una mirada nos bastara para saber lo mucho que nos queríamos», ha escrito.

Se autodenominaron ‘El eje del mal’ y, aunque en ciertos momentos él y Mila discutieron, siempre volvían a hacer las paces. La acidez de sus comentarios les llevó a granjear un vínculo muy fuerte, tanto que el pasado año volvieron a reconstruir este trío en la vuelta de Kiko a ‘Sálvame’. No siempre se entendieron, pero al final siempre ha quedado el cariño entre ellos. Tras la marcha de Mila se vuelve a hacer patente lo querida que era la colaboradora entre sus compañeros, entre aquellos que trabajaban mano a mano y tuvieron la suerte de disfrutarla. Kiko no ha sido el único que ha dejado su despedida en el universo 2.0, también lo han hecho otros como Jorge Javier Vázquez, quien hace tan solo unos días se desplazó al domicilio de Mila para despedirse de ella. Minutos después de confirmarse su muerte, las redes se han llenado de mensajes de rostros conocidos y anónimos que lamentan su pérdida.

Sus últimos días no han sido fáciles. Mila Ximénez recibió el alta hospitalaria hace escasos días tras estar ingresada en la Clínica de La Luz y, tal y como pudimos ver en SEMANA, Mila estaba débil. Abandonó el hospital en silla de ruedas, lo que hizo saltar las alarmas acerca de su estado de salud, sin embargo, ha mostrado hasta el final un ejemplo de lucha que todos sus seres queridos han recalcado hasta el último día.